Los profesionales de hoy en día deben tener dos habilidades básicas que los ayuden a su desarrollo personal, estas son saber hablar en público y comunicarse con eficacia, refiere abc.es.

Aunque estos temas rara vez son tratados en los colegios, según expertos, los padres pueden ayudar a sus hijos potenciando la oratoria.

El terapeuta Manuel Antolín, del Centro de Psicología Resuelve, muestra diez pasos para fomentar dichas capacidades.

El primer paso es dejarlos hablar cuando se encuentren con otros niños o con alguna persona adulta. Algunos padres usan la excusa de la timidez para contestar por ellos.

Publicidad

Expresar sus propias ideas, aunque a usted no le guste es otra de las reglas. De esta manera los niños desarrollan una actitud crítica.

El tercer punto es leerles cuentos con la voz y con el cuerpo, escenificando lo que está contando. Así ellos aprenderán a contar historias.

“El Storytelling es uno de los grandes recursos usados para hablar en público, ya que cuando contamos historias conquistamos el corazón de nuestra audiencia”, explica el terapeuta Antolín.

Para que estructuren sus ideas –sugiere– que el niño escriba en un diario, haga redacciones o cartas. El quinto paso es inscribirlo en distintas actividades artísticas como el teatro para que pierdan el miedo a hacer el ridículo.

En celebraciones familiares o cumpleaños proponga que lea un cuento.

La siguiente regla es jugar con ellos a explicar sin palabras un personaje, para que pierdan el miedo escénico.

Publicidad

En encuentros con la familia, por motivos tristes o alegres, pídales que escriban unas palabras a la persona homenajeada y que luego las lean.

Recitar trabalenguas los ayuda a tener mayor fluidez verbal y buena pronunciación.

Y por último realice juegos de comunicación e improvisación. Puede colocar palabras disparatadas en papelitos y con uno al azar decirle que construya una historia.

Detalles
DE LAS REGLAS.

Recomendación
Manuel Antolín recomienda que aplauda las intervenciones públicas de sus hijos y que lo felicite por sus logros. Hágalos sentir bien para que ellos puedan ganar seguridad.