Desde hacer de un oficinista a viajar por la Tierra Media junto a un grupo de enanos, el actor británico Martin Freeman se ha labrado una carrera de papeles eclécticos que muestra su estilo de humor socarrón.

Freeman, de 42 años, se ganó el reconocimiento como el vendedor enamorado Tim Canterbury en la serie cómica británica 'The Office'. Ha destacado por encarnar a personajes literarios: Arthur Dent en la adaptación del libro del 2005 de Douglas Adams 'Guía del autoestopista galáctico' y como el veterano de guerra John Watson en la reciente serie de BBC 'Sherlock'.

Freeman fue Bilbo Bolsón en la adaptación de Peter Jackson sobre la obra de J.R.R. Tolkien 'El Hobbit'. Su interpretación le valió el premio al mejor héroe en la última entrega de los MTV Movie Awards.

Publicidad

En diciembre volvió al rol en la segunda entrega, 'El Hobbit: la desolación de Smaug', y en una entrevista habló sobre los cambios de su papel y de cómo evitar encasillarse en Hollywood.

“Está más seguro, supongo. Todavía es en esencia la misma persona que era, pero las experiencias que ha tenido le han dado más confianza porque conoce su valor para el grupo y no tiene que demostrarlo. Eso inevitablemente le va a dar una posición diferente en el grupo, aunque todavía no es uno de los enanos, y sabe que no todos lo llevan en el corazón”, refirió acerca de la transición de Bilbo en la secuela de 'El Hobbit'.

Y con respecto al doctor Watson en la tercera temporada de Sherlock, estrenada ayer en Reino Unido, contó que “ha continuado su vida después de lo que cree que fue la muerte de Sherlock hace dos años. Ha seguido adelante y se ha enamorado. Y eso es obviamente el mayor cambio de su vida”.

Publicidad

 

En Hollywood: Martin Freeman
Industria del cine

Al ser consultado sobre cuál fue su mayor desafío al desembarcar en Hollywood, el británico dijo: “Mi único desembarco en aquellas aguas es artístico (...) Algunos me han pedido consejo sobre el negocio del cine. No sé nada del sector del cine, no sé absolutamente nada... Supongo que intentas no encasillarte con diferentes grados de éxito”.