El artista callejero Banksy, cuyas obras se venden en cientos de miles de dólares en las subastas, instaló un puesto el pasado domingo cerca del Central Park para vender una veintena de sus pinturas auténticas y firmadas por solo 60 dólares.

La venta la hizo sin anunciar y los ingresos fueron pocos. De acuerdo con un video publicado en su sitio web, recaudó solo 420 dólares.

La iniciativa no acabó sin embargo con el misterio de su identidad: como siempre, Banksy, célebre por sus irreverentes grafitis, se mantuvo invisible, pues las pinturas fueron vendidas por un anciano. El evento es parte de su exposición llamada Mejor fuera que dentro.