Desde Hollywood hasta Broadway, la industria del espectáculo está protestando contra una ley antihomosexual en Rusia que está ensombreciendo la imagen de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

El actor y dramaturgo estadounidense Harvey Fierstein, el actor estadounidense George Takei y el escritor y actor británico Stephen Fry están entre quienes han condenado públicamente la ley que prohíbe “propaganda de relaciones sexuales no tradicionales”.

“Un boicot absoluto de los Juegos Olímpicos rusos del 2014 en Sochi es simplemente esencial”, escribió Fry en una carta abierta a los medios de comunicación. “No se puede dar la impresión de que (Vladimir) Putin tiene la aprobación del mundo civilizado”, añadió.

El presidente estadounidense Barack Obama, el primer ministro británico David Cameron y el exclavadista olímpico Greg Louganis han criticado la ley que prohíbe "propaganda de relaciones sexuales no tradicionales".

La ley, firmada en junio por el presidente ruso Vladimir Putin, impone multas de hasta 15 días de prisión para quienes la violen, e incluye fuertes multas a quienes realicen desfiles gay. Extranjeros pueden ser deportados.

No estaba claro si Putin está haciendo caso a las protestas, pero la indignación internacional ha causado llamados a un boicot de los juegos.

Asimismo, el empeoramiento de relaciones entre Estados Unidos y Rusia por el asilo al excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden, Siria, derechos humanos y otros asuntos han elevado las tensiones antes de las Olimpiadas. Obama canceló una planeada cumbre con Putin luego del asilo a Snowden.

Obama y Cameron han descartado un boicot, porque penalizaría a atletas que han entrenado duramente durante años para participar. El boicot encabezado por Estados Unidos a las Olimpiadas de Moscú en 1980 y el del bloque soviético a los juegos en Los Angeles en 1984 son considerados ampliamente como fracasos.