En su extensa misiva, el exprocurador de la estatal petrolera intenta desvirtuar lo evidente. Reconoce que fue delegado de la transnacional Luckoil, luego indica que ahora es el señor Villacís el abogado asociado de Aselegner de la cual fue su gerente y socio, y ratifica que él sí facturó pero a título personal (?).
Ante los reiterados artículos de opinión publicados por el columnista de Diario EL UNIVERSO, Enrique Rosales Ortega, los días 13 de agosto, 10 de septiembre, 12 de noviembre y 10 de diciembre de 2018, en los que insiste en afirmar que durante mi desempeño como procurador de la Ep Petroecuador mantenía un conflicto de intereses por haber sido asesor de la empresa “Luckoil” (lo correcto es Lukoil Pan Americas LLC), no hace sino distorsionar la realidad de los hechos con el protervo interés de dañar una limpia trayectoria profesional de más de treinta años. Por esta razón me siento obligado a solicitar al Diario EL UNIVERSO se publique mi réplica, debidamente fundamentada con documentos que adjunto.
La investigación nace de la denuncia que hizo José Regato por el supuesto delito de usurpación de funciones.
Por unanimidad de 11 votos presentes, la Comisión de Fiscalización recomendó al pleno de la Asamblea enjuiciar políticamente al exprocurador del Estado, Diego García, por incumplimiento de funciones, durante el ejercicio del cargo.
En entrevista concedida a Diario EL UNIVERSO, publicada el 1 de noviembre último, sobre la concesión de la nacionalidad ecuatoriana al señor Assange y su asilo, el procurador formula algunas apreciaciones que no son aceptables.

Páginas