Estudiantes de colegio durante una jornada de instrucción militar en la Infantería de la FAE, en el año 2011. Foto: Archivo



Padres de familia opinan sobre la instrucción premilitar, que esta se justifique siempre y cuando ayude a los jóvenes a despertar el sentimiento de amor y civismo por la patria. (I)

Publicidad


José Ortoneda

En realidad, ayuda en algo a los estudiantes que se gradúan en los colegios; sería interesante establecer un sistema complementario gradual que aportaría mejores resultados a futuro para todos los alumnos, y desde los primeros años de la secundaria, en los que se incluya conocimientos sobre educación vial.

De cualquier forma, me parece algo positivo bajo cualquier punto de vista, así sea de una manera voluntaria. (O)

Publicidad



David López

La premilitar la hicieron hacen muchos años nuestros hijos que ahora son también padres. Las familias los enviábamos a las prácticas con mucho orgullo, los hijos tenían cierto temor, pero también había expectativas en que iban a realizar algo nuevo, y después que terminaban la preparación o curso, sus comportamientos cambiaban totalmente, eran más ordenados, hacían trabajos en casa, ayudaban, eran más solidarios.

Publicidad

Creo que la premilitar debe mantenerse. (O)



Pedro Erráez

Publicidad

La instrucción premilitar para los estudiantes tenía cosas positivas, a los jóvenes les enseñaban la conciencia del amor y del servicio a la patria, patriotismo y civismo; aprendían a sacar la cara por el país.

Los instructores deberían ser, sí, es cierto, disciplinados, pero humanistas, para que los jóvenes no se sientan cohibidos, con miedo, sino interesados por el servicio militar. (O)



Malena Campos

Deben realizar un estudio de la instrucción premilitar, actualizar conceptos y didácticas según la realidad que vivimos. Deben establecer qué sacan o qué ganan los jóvenes que participan en dicha instrucción, qué beneficios da al país todo esto, o si es solo una pérdida de tiempo, de dinero y de recursos.

Solamente porque se le ocurre a alguna autoridad retomar algo que se hizo antes, no es justificativo de volver a cumplirlo si no tiene una verdadera razón para que se desarrolle dicha instrucción. Si convocan a los muchachos para charlitas, cantos de sirenas, y gastar un presupuesto con el membrete de gastos para instrucción premilitar, no deberían hacerlo. Hay que ver qué o cómo, o en qué aplican los muchachos, lo que aprenden en esas clases o jornadas, una vez terminada la famosa instrucción premilitar. (O)