El que los estudiantes de escuelas, colegios y universidades vuelvan o no vuelvan a los establecimientos educativos en tiempos de pandemia, es un tema que da mucho que hablar.


Mientras no se haya vacunado a la población contra el COVID, las siguientes personas aconsejan continuar con la educación virtual y dotarla de herramientas para el acceso a esta. (I)

Publicidad


Paolo Guerrero Rosado

Tiene que seguir la educación virtual. Es arriesgado concurrir a las clases presenciales, por el momento.

Aún no vacunan a todos los ecuatorianos antes de que se inicien otros ciclos escolares. (O)


Marcos Cevallos Gallegos

Publicidad

Aquel que resulte positivo en el virus será un primer motor de una ola de contagio no solo a sus compañeros de aula sino a profesores, padres, abuelos, etc.

Es innecesaria la educación presencial en este momento que el COVID sigue tomando víctimas. La solución no es abrir aulas, sino implementar medios para que la enseñanza online sea de primera. (O)


Evelio González

¡Será demasiado arriesgado!

Estamos viendo cómo países desarrollados con población vacunada están volviendo a confinarse y a restricciones en la convivencia y las relaciones sociales. Nosotros sin infraestructura hospitalaria adecuada y sin estrategia organizada –y centralizada– para enfrentar la pandemia, no mantendremos medidas de protección en instituciones todo el tiempo entre alumnos que llevan más de un año sin verse y compartir. (O)


Guillermo López Mendoza

No se puede autorizar el retorno a clases, el virus ya mutó. Debe apurarse la vacunación. Poner en peligro a los niños podría ser causa de homicidio no intencional. Resulta sin sentido no esperar hasta que se aplaque el coronavirus.

Autorizaron las graduaciones y vemos repunte del virus; es irresponsabilidad. (O)


Jack Vidal

Es muy grave intentar el retorno presencial a las clases, por las nuevas variantes del COVID-19 que ya están generando muertes en las personas de menos edades.

Se motivaría a nuevos contagios, fallecimientos de estudiantes, docentes, porteros, sus familiares... (O)


Isidro Sánchez Alcívar

No es conveniente arriesgar a los estudiantes de escuelas, colegios y universidades. Las cifras en la pandemia son alarmantes, hay nuevas cepas del virus. Muchas personas no cumplirán los protocolos de seguridad, ¿quién controlará esto en las instituciones educativas?

Algunos docentes están siendo vacunados, ¿y qué hay con los alumnos? (O)


Arturo Guevara G.

Se observan efectos negativos en la educación virtual. Al no haber interacción como hay presencialmente, los estudiantes tienen apenas un porcentaje cercano a la mitad de lo que deberían aprender y están con fatiga, igual los maestros, por el largo tiempo que permanecen frente a una computadora. Es hora de que las autoridades con criterio responsable emitan ya la orden del retorno de todos los estudiantes a las clases presenciales. (O)


Mayra Camposano Costa

Resulta ¡arriesgado!, pero qué más queda, dice el refrán: el que no arriesga no gana.

Es imprescindible que, controlada un poco la pandemia, retornen las clases presenciales en todas las escuelas, colegios y universidades, en vista de que en el año 2020 no sirvieron las clases virtuales, salvo en algunas unidades educativas que tienen posibilidades económicas para desarrollar esta nueva modalidad, y también sus alumnos y profesores. A nivel fiscal y rural casi ha sido nula la enseñanza por la carencia del servicio de internet en los hogares de los estudiantes y los docentes, además no todos poseen celulares, computadoras para recibir clases. El Gobierno en lugar de gastar el dinero –por ejemplo, subsidió las campañas electorales a partidos políticos, paga sueldo a los asambleístas que ni siquiera sabemos qué hacen–, debería pagar la suscripción del servicio de internet a los docentes para que no haya pretexto de que no pueden impartir sus materias. Los que ganan el sueldo por las clases son los maestros, no papá ni mamá a quienes les lanzaron la tarea de desarrollar la enseñanza y los deberes en la casa, a sus hijos, cuando los padres también deber salir a trabajar. Así que ¡a volver a clases! Y por el asunto contagio, depende seguir al pie de la letra las normas de seguridad, empezando por el uso obligatorio de la mascarilla, si no, nadie ingresa a los centros de estudio. (O)


José Ernesto Ortoneda Sánchez

Mientras no se haya vacunado a la mayoría de la población nacional y extranjera que reside en el país, y no hagan conciencia de la magnitud de la enfermedad que nos agobia, siempre será un verdadero riesgo el retorno a las clases presenciales en las escuelas, los colegios y las universidades. (O)


Narcisa Andrea de Campos

¡No, qué absurdo mandar a contagiarse a un hijo! Cada padre de familia, cada autoridad, cada institución y cada profesor va a ser responsable por lo que llegue a pasar con la vida de una persona, por asistir a los centros de educación.

El próximo presidente del Ecuador tiene que poner en su gabinete a profesionales honestos que sean ecuatorianos, que vivan en el Ecuador, no traer a extranjeros ni a ecuatorianos que viven muchos años en otros países, no saben nada de nosotros y solo vienen a ocupar cargos bien pagados y dictar medidas absurdas que nada tienen que ver con nuestras necesidades. Así debe ser también con la persona ecuatoriana que ponga al frente del Ministerio de Educación. Vale más que todo la vida de las personas que amamos, no se debe exponer a los estudiantes, trabajadores, profesores, personal administrativo, etc., por las clases presenciales y jugarse la vida con una de las cepas peligrosas del COVID. (O)