Ciudadanos manifiestan que en Ecuador hay que fomentar mayormente las ferias culturales, como la Feria Internacional del Libro de Guayaquil que se realizó del 8 al 12 de septiembre y concitó el interés de niños, jóvenes y adultos, por las ventas de textos, charlas, exposiciones, etc. Foto: Alex Carrillo Jaramillo




Eventos culturales como los de incentivar la lectura mediante exposiciones de textos y charlas de escritores son acogidos por el público que pide se repitan y extiendan a nivel nacional. (I)

Publicidad



Elizabeth Merino

Son interesantes los eventos culturales, llámense ferias del libro, que motivan a las letras a grandes y chicos, dado que la lectura forma criterios, educa, libra de la ignorancia, da conocimientos de muchos pensamientos de distintas ideologías.

Los niños y jóvenes una vez por año pudieron reunirse del 8 al 12 de septiembre en la Feria Internacional del Libro en Guayaquil. Todas las ciudades del país deben hacer ferias parecidas, ya que los gobiernos dan al pueblo leyes para retrasar la mente, tal caso, la ley con la tabla de consumo permitido de drogas; o disposiciones absurdas de alcaldes que desbaratan museos de arte (el Museo de La Arcilla) para transformarlos en centros de chequeo de enfermedades venéreas. A los políticos no les conviene que el pueblo sea culto, dado que elegirán mejor a las autoridades, no se dejarán engañar con discursos demagogos. (O)


Publicidad


Hugo Zambrano

En diciembre deben hacer una feria, no de tatuajes, de perforaciones de piel con piercings, agujas prendedores, ni pintar cuerpos desnudos, sino de la historia cristiana del nacimiento de Dios, con mensajes de sacerdotes, novena, corona de Adviento y posadas; no la historia pagana ficticia de papá y mamá Noel y los duendes infernales; realizar exposición didáctica de coros de villancicos, explicar de dónde nacieron las canciones, qué instrumentos se tocan, quiénes escribieron las letras y compusieron la música en Ecuador y el extranjero; escenificar con actores cómo fue el nacimiento del Niño Jesús; cómo se celebraban antes en Guayaquil la Nochebuena y la Navidad; hacer una feria de libros, cuentos de Navidad, de platos, bebidas y dulces navideños que eran típicos en la urbe, etc. Estamos con delincuencia, corrupción, sucesos negativos; den al pueblo en diciembre actos cristianos, históricos, culturales, para reflexionar, propios de la celebración que es cristiana, no pagana como acostumbran hacer con desfiles y personajes que no son de Navidad, sino inventos de países del consumismo. (O)



Jenny Piedra

Este año la Feria Internacional del Libro estuvo más interesante, los murales de páginas de EL UNIVERSO que conmemora su centenario de fundación, y la charla de la historia del Diario, fueron la atracción. (O)



José Ortoneda

Me parece excelente que se realicen las ferias de libro, como la Feria Internacional del Libro de Guayaquil. Sin lugar a dudas es un gran aporte a la cultura, digno de imitar en cada ciudad o población, ya que aparte de instruirnos facilita el conocimiento mediante obras literarias que se dan a conocer, lo que se traduce en un enriquecimiento cultural de la socie,dad y, de igual forma, brinda la oportunidad de darnos a conocer dentro y fuera de país.

Hay que trabajar en las escuelas y los colegios para incentivar a la población estudiantil mediante horas sociales, en las que se haga participar a los alumnos y así se vayan puliendo con el estudio de los principios literarios; lleven a descubrir talentos y apoyarlos. Sin embargo, me parece que dichas ferias deben llevarse a cabo más a menudo y no una vez al año, porque una golondrina no hace verano. (O)