Edificio del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS, (Caja del Seguro) de Guayaquil.



Sugerencias ciudadanas: fiscalización; auditorías; determinar responsabilidad y embargos a causantes de la crisis económica; reestructuración y cancelación del pasivo estatal; pago de deuda... (I)


Publicidad

Marcia Oñate

¿Qué deben hacer las autoridades ante el informe de que el IESS registrará en el 2022 complicación para seguir pagando las pensiones a jubilados? Auditorías, a todas las administraciones del IESS desde que presentó descalabro económico, descubrir quiénes robaron los fondos y embargarles sus pertenencias, castigarlos con 80 años de cárcel; reformar la ley y pasar el seguro campesino al Ministerio de Agricultura, sacar de los beneficios del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social a los hijos, y a otros que no aportan, que fue una medida populista que politiqueros corruptos crearon para ganar seguidores. No aumentar la edad para jubilarse como han propuesto también otros corruptos. El próximo gobierno debe salvar el pago de las pensiones a los jubilados. (O)


Aurelio E. Ortiz Delgado

La falta de liquidez del IESS se ha originado, entre otros motivos, por la morosidad del Estado en el pago de aportes del sector público, la contribución legal del 40%, y por haberlo considerado fondo de liquidez a través de las inversiones en bonos del Estado con poco valor en el mercado. La solución ante la complicación anunciada, que no es nueva, debe ir por la reestructuración y cancelación del pasivo estatal. El gran reto para el próximo gobierno es ponerse al día con las obligaciones ante la entidad de previsión social, cumplir con la deuda legal que tiene con los fondos de pensiones, y con su compromiso con los afiliados y jubilados de no tocar nunca más los fondos que no le pertenecen, acreditando cumplidamente la contribución estatal para no desfinanciarla. No puede considerarse bajo ningún concepto, aumentar la edad de la jubilación, el incremento del aporte personal, ni cambiar la metodología de cálculo de las pensiones; eso sería lo más fácil y un pensamiento tradicional de quien busca aumentar los ingresos rápidamente, pero catastrófico para quienes están próximos a la jubilación, después de más de 30 años de aportaciones y cuyo deseo es vivir sus últimos años dignamente. ¡A pagar la deuda, Estado, es la solución! (O)


Publicidad

Jorge Arámbulo

Auditen, solucionen la deuda del IESS para bien de todos. Contraloría, determine responsabilidad en contratos lesivos... (O)


José E. Ortoneda Sánchez

El IESS debe recuperar el dinero que el Estado le adeuda y recuperar la confianza de sus afiliados brindando una mejor y rápida atención, para que, a pesar de estar la mayoría sin ingresos fijos o sin trabajo, pueda cumplir con muchos sacrificios con sus aportes. De igual manera, fiscalizar a los funcionarios que no cumplieron sus obligaciones y transitan libremente por las calles sin que nadie les pida cuentas de sus acciones. (O)


Nelly Lozada

¡Cómo no va a estar el Seguro Social al borde de la quiebra si durante 14 malhadados años de gobierno sirvió de caja chica y para financiar todos los descalabros de grandeza de dicho gobierno, y se le quitó el 40% del apoyo estatal y, lo más descabellado, permitió que menores de 18 años pasen a usar este servicio sin aportar un solo centavo al sistema!; una medida populista para ganar simpatías y votos en un sector de la sociedad que no ve más allá de sus narices, porque no se puso a pensar que a la larga esta carga iba a significar un golpe mortal al Seguro Social. Este organismo hasta antes de la llegada de ese gobierno corrupto tenía superávit, por eso le echaron el ojo, la mano, hasta dejarlo quebrado agonizando. Ahora con la pandemia se agravó más su situación porque aquellos que han perdido su empleo no aportan y el ahora escuálido presupuesto del Seguro Social se ha visto más reducido, a tal punto que las jubilaciones y otras prestaciones de este organismo podrían no ser honradas después del 2022, según dicen los expertos, que a la larga las medidas de ese gobierno populista iban a ser mortales para el Seguro Social; eso lo hubiese sabido cualquier estudiante universitario, pero no lo supo aquel con colección de honoris causa y títulos en economía y no alcanzó a pensar en el tremendo caos que sumergía al país con su funesto, irresponsable e ignorante proceder. (O)