El ministro del Trabajo, Patricio Donoso, en conversación con este Diario, dio a conocer que el proyecto de ley laboral será sometido a debate público antes de su envío a la Asamblea. Dijo que hay algunos puntos base del proyecto, a partir de los cuales arrancarían las mesas de trabajo para elaborar la propuesta definitiva.

Se respetarán derechos como los décimos, tercero y cuarto, las vacaciones, las utilidades, los fondos de reserva y la afiliación al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), esto último aumentará el número de aportantes, lo que contribuirá a la recuperación del IESS.

Hay aspectos polémicos, como la supresión de la jubilación laboral y la distribución de las cuarenta horas de trabajo semanal, pero hay razones que se discutirán en el periodo mencionado.

Se espera que en el debate público participen la academia, los dirigentes sindicales, las organizaciones sociales, los artesanos, los dirigentes empresariales, los medios de comunicación. De esas mesas de trabajo saldrán observaciones y propuestas que serían incorporadas al texto.

Publicidad

No hay que olvidar que el objetivo de lo que se plantea es ofrecer oportunidad de trabajo, protegido por las leyes, a 5,7 millones de ecuatorianos que no lo tienen y, por lo tanto, no afectará a quienes tienen un empleo, cuyos derechos laborales se mantendrán. En la propuesta se plantea que si hay empresas que quieren migrar a sus actuales empleados al nuevo sistema, tendrían que pagar todos los derechos correspondientes y una indemnización equivalente a doce meses de sueldo.

Este tema es de enorme interés y de gran urgencia, la cifra de desempleados, mencionada en el párrafo anterior, así lo dice. Es complejo y suscita dudas, que la metodología de conocimiento, discusión y posibilidad de algunos cambios del texto original busca resolver, a partir de lo que los diversos sectores representados en las mesas de trabajo propongan. Es un compromiso con millones de ecuatorianos que no admite excusas. (O)