El país vive una nueva epidemia: la inseguridad, esta es una triste realidad.

Durán y su urgencia de soluciones

Si tomas el taxi equivocado, con la bendición de Dios, solo te robarán. En algunas carreteras, hay la posibilidad de ser detenido y asaltado. En algunas ciudades y pueblos, los mismos pobladores recomiendan no venir, a menos que haya alguna urgencia.

Compensación por la eliminación del subsidio de gasolinas

Supuestamente estamos en un estado de emergencia, un conflicto interno, pero no se supera la inseguridad. La sensación es terrible. Los recursos supuestamente van para ese combate y se tienen que recortar otros, con bastante razón. Pero al ahorrarse esos rubros, otros crecen, y pocos piensan en aquello. El apetito es insaciable del Gobierno, sea central o seccional y la Constitución lo ampara. Las instituciones autónomas gozan de discrecionalidad y solo temen los funcionarios honestos, que están bajo la espada de Contraloría y quienes se benefician, salvo el escándalo, escapan de la justicia, ese es el costo de hacerse millonarios en poco tiempo.

Publicidad

El país que queremos

Nos ahorraremos unos centavos sin el subsidio de la extra. ¿Y luego qué pasará? ¿Le bajarán al subsidio del diésel? ¿Eliminarán el subsidio al gas? Quién sabe, pero menos sabremos en qué se irán los gastos que crecen y crecen cada día, en instituciones donde a escondidas o de frente viven en una perpetua fiesta. (O)

Roberto Francisco Castro Vizueta, abogado, Guayaquil