Debemos proteger a la mujer de la violencia patriarcal. La mujer precisa protección estatal y reparación, cuando quepa. Cada 72 horas ocurre un feminicidio en Ecuador. Se deben establecer políticas a nivel parroquial. La norma debe modificarse para allanar las viviendas en casos donde haya dichas emergencias.

En la espiral de la violencia patriarcal la mujer -embarazada o con ya nacidos hijos-, abandonada por su pareja irresponsable, requiere una protección económica y psicológica; se necesita un proceso expedito de adopción que proteja el derecho del ser humano más vulnerable a tener padre y madre que le brinden el entorno para desarrollarse cognitiva, emocional y socialmente, recuperando la autoestima perdida por el abandono. Coexistamos pacíficamente sin trastocar prioridades, como cuando se antepuso la necesidad de unos pocos vacunados ‘vip’ a las de tantas personas más vulnerables. (O)

Diego Fabián Valdivieso Anda, economista, Quito