El 11 de marzo de 2021 en el programa Diálogos del canal RTU, el ministro de Economía y Finanzas manifestó que dentro de las decisiones que tomará el Gobierno en los próximos días para dejar la economía saneada, está fijar la tasa de interés del 16% al 6%.

Parece que después de 21 años de la dolarización se restablecerá una pesada deuda que tenían los Gobiernos con la ciudadanía, que ha incidido en la competitividad de la economía ecuatoriana y el desarrollo de la cadena social del buen vivir. Qué bueno que con esta decisión se dé al traste con la falacia repetida permanentemente por asambleístas, altas autoridades del Gobierno, analistas económicos, columnistas, politólogos, políticos, etc., de que la fijación de las tasas de interés depende del riesgo país y de que vengan bancos internacionales al sistema financiero para competir.

Esperemos que el ministro de Economía y Finanzas mantenga su palabra y no suceda lo que ha sido una impronta de este Gobierno, que entre funcionarios se dicen y desdicen, llegando así hasta el presidente de la República. Finalmente, es preciso que la fijación de la tasa de interés sea acorde con el nivel del 6% para todos los segmentos económicos, particularmente para los microemprendedores y las pequeñas y medianas empresas que tienen tasa de interés entre el 20 y 30%. (O)

César Aurelio Molina Pérez, Quito