La Organización Mundial de la Salud define a la adolescencia como el periodo de crecimiento que se produce después de la niñez y antes de la edad adulta, entre los 10 y 19 años.

Ecuador se ha convertido en uno de los países de América Latina con mayor tasa de prevalencia de embarazos en adolescentes, se registran unos 26.000 partos en menores de edad cada año; esta cifra pone al país entre las naciones con la más alta tasa de incidencia de embarazos prematuros de Latinoamérica: 111 por cada 1.000 niñas entre 15-19 años.

En los últimos tres años en Ecuador, cada día, siete niñas de entre 10 y 14 años han dado a luz, lo que supone legalmente que se ha cometido abuso sexual. Con las adolescentes de entre 15 y 19 años se registran 65 partos cada día. “Se calcula que (en Ecuador) el 12 % de niñas entre 10-19 años han estado embarazadas al menos una vez y que el 80% de los embarazos adolescentes se registran en niñas entre 10 a 14 años, son consecuencia de abusos sexuales por adultos”, dice un informe presentado en Quito por las organizaciones Care, World Vision, Plan International y el Programa Mundial de Alimentos (PMA). Muchas adolescentes embarazadas deben abandonar la educación escolar y cambiar su vida. Una adolescente con escasa educación tiene menos capacidades, habilidades y oportunidades para insertarse al mercado laboral, lo que contribuye a la reproducción del círculo de la pobreza. En un estudio donde fueron consultadas 1.507 niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años que residen en nueve provincias de Ecuador, el 60 % de las encuestadas dijeron que su primera relación sexual fue entre los 14 y 16 años, 31,2 % de las encuestadas no conocían sobre educación sexual, por lo que, sumado a otras razones, se calificaría al sistema de salud público de débil. (O)

Jaime Galo Benites Solís, doctor, avenida Samborondón