Los políticos corruptos disputan el poder en Ecuador. El pueblo que no tiene valores irrespeta las leyes, la educación, y los protocolos de la pandemia. Los delincuentes y sicarios, dentro y fuera de penitenciarías llevan ventajas a la policía en armas, golpes.

Oremos por la paz, la seguridad, el respeto. (O)

María Victoria Guillén, Quito