A los ‘papis’, ‘abues’ –de dicha manera dicen niños, jóvenes y modernos hijos y nietos mayores de edad a sus papás y a sus abuelos– les recomiendo quedarse en la casa, no asistir a lugares concurridos, aunque ya estén vacunados por el COVID-19.

El Día del Padre no llenen la casa de familiares, parientes. La pandemia no ha terminado, el peligro continúa, nos dicen por los canales de televisión en cuñas de servicio social de las normas de bioseguridad. Los hijos y nietos pueden dar el siguiente regalo al padre y al abuelo: ¡tenerlos lejos del contagio! (O)

Guillermo Pío Barrios, Playas