Los 16 candidatos a la Presidencia de la República tienen diferentes visiones para enfrentar uno de los grandes problemas del país: la mala calidad del sistema educativo. A cada uno de ellos, este Diario les preguntó: ¿Cuáles son los tres planes más importantes que tiene para mejorar la educación?

Unos plantean reformas a los niveles básico y superior; otros creen que hay que invertir en infraestructura y conectividad; y otros más hablan de ajustar los sueldos de los docentes y capacitarlos. Aquí sus respuestas, que publicamos en orden de lista.

Andrés Arauz: Volveremos al programa de becas de excelencia

Andrés Arauz, aspirante presidencial de la alianza Unión por la Esperanza (UNES), listas 1-5, le apuesta a estos tres proyectos en el área de educación:

1. Desarrollo infantil: educación desde los 2 años, pues en esta etapa hay más oportunidad de desarrollo cognitivo; “hay que meter ahí mucha inversión para la estimulación temprana, la capacitación...”.

Publicidad

2. Retomar la calidad educativa con infraestructura, mejor y mayor cantidad de docentes, acreditación internacional (como el Bachillerato Internacional) y masificación de oportunidades para la educación superior, con institutos tecnológicos y universidades.

3. Volver al programa de becas de excelencia.

Afirma que en el gobierno de Rafael Correa “hubo importantes logros en educación, el país pasó de ser el segundo peor de América Latina a estar en el promedio de la región”.

Lucio Gutiérrez: Volveremos a las tres especialidades

El aspirante presidencial del partido Sociedad Patriótica, lista 3, Lucio Gutiérrez, plantea las siguientes ideas en el ámbito educativo:

1. Cambiar el pénsum de estudios en escuelas y colegios del país para formar profesionales con valores éticos y ciudadanos, con una mentalidad de investigación y emprendimiento.

2. Volver a las tres especializaciones en el ciclo diversificado: químico-biólogo, físico-matemático y sociales, para que los estudiantes se preparen para su carrera universitaria.

Publicidad

3. Regresar al libre ingreso a la universidad para que los jóvenes decidan qué quieren estudiar: habrá alternativas, como los cursos de nivelación, y la educación será gratuita hasta el cuarto nivel para los profesionales de la clase media y baja “que no pueden pagarse actualmente una maestría”.

Gerson Almeida: Que el ciudadano siga su vocación

Gerson Almeida, aspirante presidencial de Ecuatoriano Unido, lista 4, planteó por escrito sus tres principales propuestas para mejorar el sistema educativo del Ecuador:

1. Reforma educativa que siga al individuo según su vocación, enfatizando también el establecimiento de bases éticas y principios de respeto al país, patrimonio nacional y respeto a la institucionalidad como base primordial.

2. Implementar la investigación académica y el desarrollo e implementación de la tecnología para los procesos educativos.

3. Fortalecimiento financiero y respeto e intangibilidad de los valores destinados al presupuesto para la educación.

Isidro Romero: Empresarios agrícolas harán escuelas

“Los niños desde que nacen y tienen sentido común deben tener educación”, dice Isidro Romero, aspirante de Avanza, lista 8. Aquello significa que si el Estado no tiene la capacidad, por ejemplo, de hacer escuelas en todas las zonas rurales, debe intervenir el sector privado.

“Vamos a hacer que las grandes empresas agrícolas colaboren con una escuela por cada 300 o 500 hectáreas, para que los chicos vayan a la escuela del empresario”. Quien invierta en esta idea, ofrece, podrá tener beneficios tributarios.

Añade que los profesores deberán ser profesionales, “no cualquier tipo que va por la calle”. Parte de la enseñanza serán materias cívicas, “porque los ecuatorianos no somos nacionalistas, no queremos realmente a este país. Siempre decimos que lo mejor está afuera, a diferencia de un colombiano, un mexicano o un peruano”.

Carlos Sagnay de la Bastida: Todos los estudiantes con acceso a la universidad

En su plan para la educación, Carlos Sagnay de la Bastida, candidato del partido Fuerza Ecuador, lista 10, dice que “en primer lugar todos los estudiantes van a tener acceso a la universidad. Los que no están nivelados serán nivelados, los cursos son justamente para eso, para que se nivelen y pasen el examen de ingreso, no para machetearlos (...), no todos los colegios tienen el mismo nivel”.

Además destaca que han surgido ideas con la pandemia y “una de ellas es la comunicación”. “A las escuelas se está asistiendo vía Zoom, eso yo voy a hacer para todos los rincones del Ecuador. Vamos a aumentar la conectividad, para que en todos los pueblitos tengan acceso a la escuela”.

Y como tercer punto Sagnay indica que va a cambiar el enfoque de la educación. “De la memoria al pensamiento creativo, crítico y analítico”, señala el candidato.

Xavier Hervas: Se impulsará la educación técnica y tecnológica

Educación en valores –como el respeto a las mujeres y al prójimo– desde la instrucción básica hasta la superior es una de las principales estrategias que plantea el aspirante presidencial de la Izquierda Democrática, Xavier Hervas.

A nivel de universidades propone “una educación tecnológica”, que permita a los jóvenes incursionar en carreras técnicas, “que son las de mayor potencial de empleabilidad en estos momentos”.

¿Explica que se debe incorporar “el concepto de pertinencia”, con carreras que respondan a las necesidades de cada localidad. “En Imbabura, por ejemplo, tenemos al sector textil; en Tungurahua, calzado y curtiembre… No podemos limitar la educación”.

Afirma que no es proclive a quitar el examen de ingreso, pero que debe ser revisado el sistema actual, con el fin de que haya más opciones.

Pedro Freile: Subir sueldos y capacitar continuamente a maestros

Las tres principales propuestas de Pedro José Freile, aspirante presidencial del movimiento Amigo, lista 16, para el sistema educativo son estas:

1. Implementar habilidades técnicas en el bachillerato general unificado para que los jóvenes puedan integrarse productivamente de manera más rápida.

2. Generar un sistema escalonado de créditos que permita a los estudiantes pasar del nivel técnico al tecnológico, al tercero y hasta el cuarto nivel de una manera continua. “El examen de bachillerato ya es la criba inicial que puede suplir inclusive cualquier sistema de ingreso a la universidad”, reflexiona el aspirante.

3. Subir los sueldos de los maestros y permitirles una capacitación continua, “porque de la calidad con que puedan formarse depende la educación que puedan impartir a sus alumnos”, dice.

César Montúfar: Se debe invertir en conectividad

Ecuador tiene que dar un salto enorme e invertir en conectividad, pero para ello se tendrá que depurar la Corporación Nacional de Telecomunicaciones, plantea el candidato presidencial por la alianza Partido Socialista- Concertación, César Montúfar, listas 17-51, quien describe que en el país el 50 % de los niños no tienen conectividad sobre todo en sectores semi urbanos y rurales.

Propone, además, cambiar las mallas curriculares, procesos intensivos de capacitación y evaluación a docentes. La reforma de educación, en este momento, tiene que ser de emergencia y profunda.

En educación superior propone eliminar el examen de Ser Bachiller, pues cada facultad tiene que definir los requisitos para la carrera.

“Hay que aprovechar la tecnología para abrir opciones de clases presenciales y semi presenciales”, refiere.

Yaku Pérez: Bachilleres tendrán que tocar un instrumento

El candidato del movimiento Pachakutik, lista 18, Yaku Pérez, propone un plan decenal de educación, en el que se contemple que, para graduarse de bachiller, cada estudiante deberá aprender a interpretar al menos un instrumento musical, “que es un alto oficio que despierta el hemisferio de la sensibilidad, de la inteligencia emocional de las personas”.

En cuanto a infraestructura educativa, asegura que el Estado proveerá de internet gratuito a los estudiantes de los sectores populares y que la conectividad permitirá abarcar a áreas que hasta ahora han sido relegadas del sistema educativo tradicional..

Sobre la educación superior, manifiesta que hay que democratizar las universidades y restituir su autonomía.

Está a favor del libre ingreso a las universidades, “para que la juventud pueda hacer realidad sus sueños”.

Giovanny Andrade: Investigación y carreras técnicas

El candidato del movimiento Unión Ecuatoriana, lista 19, Giovanny Andrade, considera que se debe cambiar el sistema de educación, desde las bases. "Necesitamos capacitar a nuestros maestros para que puedan adherirse a un nuevo sistema educativo. Los niños van a ser más investigadores".

"Vamos a abrir carreras técnicas para que la gente joven pueda acceder y trabajar lo más rápido posible, pero más que todo uno de los proyectos es que dentro del colegio, los tres últimos años, puedan escoger una carrera técnica como antes había y desapareció. Necesitamos que los estudiantes empiecen a trabajar, y que cuando ya salgan del colegio puedan tener una carrera técnica desarrollada, puedan seguir trabajando para que generen capital también para el Ecuador, para que tengan su dinero. Hay que darles trabajo lo antes posible", indica el candidato.

Gustavo Larrea: Bachillerato conectado a tradiciones

Gustavo Larrea, aspirante a la presidencia de la República del movimiento Democracia Sí, lista 20, señala como principales propuestas para el sector educativo las siguientes:

1. Construir escuelas en los recintos y en las comunidades rurales del país.

2. Reforma a la educación media, que el bachillerato esté conectado a las tradiciones productivas del país según su diversidad geográfica, ecológica y económica, creando una red nacional de colegios técnicos articulados a la vocación productiva de cada cantón.

3. Reforma al sistema de educación universitaria para que la educación esté vinculada al desarrollo sustentable y la inclusión social; además impulsar planes de estudios que atiendan las demandas de profesionales que se encuentran distantes, la solución a dichas demandas implica una virtualización de la universidad.

Guillermo Lasso: Rehabilitar escuelas rurales

El primer programa en el área de educación que menciona Guillermo Lasso, de la alianza CREO-PSC, listas 21-6, es uno de nutrición a recién nacidos. “Si queremos jóvenes con buena educación, tenemos que tener bebés muy bien alimentados”.

El segundo es rehabilitar “al menos 2.000 de 5.000 escuelas rurales que cerró el Gobierno anterior y que ha causado problemas a la familia agropecuaria, porque al cerrar la escuela se divide la familia, al niño lo mandan a zonas urbanas a vivir con una abuela, tía, amigo...”.

Y el tercero es la reforma a la Ley de Educación Superior. “Queremos universidades libres, que no tengan que pedirle permiso al Estado para establecer extensiones, abrir nuevas carreras o para brindar servicios de estudios online. Y vamos a cerrar la Senescyt, para que sean los jóvenes los que escojan qué quieren estudiar en la universidad”.

Guillermo Celi: Hay que eliminar la prueba Ser Bachiller

Se hará una reestructuración completa del sistema educativo en el Ecuador empezando por eliminar la prueba Ser Bachiller, porque es una prueba que mata los sueños de los jóvenes y sus familias cuando quieren acceder a la universidad, promete el candidato presidencial por el movimiento SUMA, lista 23, Guillermo Celi.

Eliminada la prueba Ser Bachiller se creará un preuniversitario para que los jóvenes nivelen sus conocimientos y luego accedan a la universidad pero con orientación.

El candidato dice que reactivará los colegios técnicos en el país, que incorporará en la malla curricular moral y cívica, lugar natal, lógica y ética, educación vial y en riesgos. Además apoyará acciones extracurriculares.

Y que el internet en su gobierno será considerado un servicio básico y que subsidiará a quienes menos tienen.

Juan Fernando Velasco: Se debe redefinir el concepto de educación

Antes de establecer prioridades dentro del sistema educativo formal, el candidato presidencial del movimiento Construye, lista 25, Juan Fernando Velasco, propone redefinir la concepción tradicional de educación, a todo nivel.

Es decir, no solo en los centros educativos de instrucción académica, sino en el hogar, en el trabajo y en los distintos círculos sociales.

A partir de un nuevo tipo de relacionamiento, con valores como el respeto, la inclusión, la participación y la tolerancia, se deberían plantear planes educativos integrales.

Sostiene que en el caso de llegar al poder impulsará programas “para mejorar en las diferentes instancias de la vida y en diferentes sectores”.

Además, señala que apuntará a mejorar la calidad de la educación, desde la instrucción primaria hasta la de nivel universitario.

Paúl Carrasco: Reformar la malla curricular a la realidad

Lo primero que hará el candidato presidencial por el movimiento Juntos Podemos, lista 33, Paúl Carrasco, en el área de educación es una reforma a la malla curricular enfocada en temas de derechos y valores, pues afirma que se necesita una malla curricular adecuada a la realidad local, ya que no se puede tener una universal porque no es lo mismo vivir en Galápagos que en Chordeleg (Azuay) o en Pedro Carbo (Guayas).

Que la malla tiene que estar enfocada al estudio y el conocimiento local, para que cuando pasen al colegio puedan definir herramientas y cuando pasen a la universidad puedan escoger su carrera de acuerdo con su realidad y encuentren trabajo.

La idea es que los jóvenes accedan a una educación ligada a las potencialidades de donde residen; pero si alguien quiere estudiar historia, lo podrá hacer.

Ximena Peña: Recuperar el presupuesto de la educación

Para Ximena Peña, de Alianza PAIS, lista 35, es fundamental el acceso al internet y por eso quiere garantizarlo a las zonas rurales y urbano marginales, y dotar a los estudiantes de una computadora o una tableta. “Pero fundamentalmente queremos recuperar el presupuesto de la educación”.

Quiere retomar el modelo de las escuelas del milenio. “Entendemos que en la zona rural había un problema de transporte que se puede solucionar”.

Para el acceso a las universidades, estas “no han podido generar la oferta virtual por tema presupuestario, entonces lo primero es recuperar el presupuesto, segundo, impulsar carreras técnicas”. Y crear un preuniversitario para que los jóvenes que no aprueben el examen puedan tener una nivelación, de tres o seis meses, costeada por el Estado y con apoyo de universidades, y vuelvan a dar el examen. (I)