Las utilidades del sector financiero de microfinanzas tuvieron una baja muy importante en el 2020, producto de la falta de pagos y de la mayor necesidad de provisiones requeridas, todo como parte de los estragos que generó la pandemia del Covid.19.

De acuerdo con Patricio Chanabá, director ejecutivo de la Asomif (Asociación de Instituciones de Microfinanzas) el impacto de la pandemia ha alcanzado a todos los sectores, pero en el caso del sector financiero han debido asumir un doble reto: por un lado asumir las pérdidas de la cartera de crédito tanto de bancos y cooperativas que se origina en la suspensión de cadena de pagos y de actividades económicas.

En el caso del sector de microfinanzas, dijo Chanabá, el impacto más visible e inmediato ha sido en las pérdidas y ganancias. En el último reporte del sector puede observar una caída de utilidades importante al pasar de $ 37,2 millones en noviembre de 2019 a $ 3 millones en noviembre del 2020, esto es una reducción del 91% de la utilidad.

De acuerdo con Chanabá la situación a finales de diciembre podría tener un empeoramiento, especialmente para ciertos bancos de microfinanzas que terminarían con números rojos.

En este mismo contexto, el sector de microfinanzas asegura que este es el momento menos oportuno para plantear una baja de tasas de interés para los créditos. Dijo que si se hace un análisis sobre el tema, debe ser técnico y no político. Esto podría generar una inestabilidad en el sector.

En todo caso, Asomif informó que los depósitos al público se han ido fortaleciendo y a noviembre del 2020 se registra un incremento del 5% con respecto de febrero pasado, es decir antes de la pandemia. La cartera de créditos colocados alcanza 2041 millones, 4,43% que el mes anterior.