El abogado Alexander Espinales, quien representa a la familia del Luis H., el supuesto femicida de Lisbeth Baquerizo, aseguró que su cliente no se presentará ante la Fiscalía mientras su vida y la de familia corra peligro.

El defensor aseguró este miércoles 13 que varios miembros de la familia supuestamente han recibido amenazas y que son víctimas de un linchamiento mediático.

También dijo que tomaría medidas legales contra varios medios de comunicación por publicar rostros, nombres y datos de la investigación de la muerte de Lisbeth, la mujer de 30 años que fue asesinada el 21 de diciembre en una vivienda que alquilaba junto a su esposo, en Puerto Azul, la misma urbanización en la que viven los padres del sospechoso.

Publicidad

El abogado dijo que lo último que supo del esposo de Lisbeth es que estaba en Bogotá, pero actualmente desconoce su paradero y no ha podido conversar con su cliente aún.

El abogado aseguró que, según la familia, Luis H. quiere dar su versión y que le gustaría hacerlo de forma telemática.

Espinales afirma que la familia del prófugo no tendría nada que ver con la muerte. Indicó que ellos estaban en su negocio cuando Lisbeth murió.

Publicidad

Lo que no se puede determinar es la hora de la muerte de Lisbeth, porque su cuerpo fue formolizado por personal de la funeraria. Lo que presume el abogado es que murió entre el mediodía y las 19:00 del 21 de diciembre, pues cuando llegó personal de la funeraria el cuerpo ya estaba rígido, lo que ocurre luego de tres o cuatro horas de la muerte.

Al preguntar al abogado qué le dijo Luis H. a sus padres cuando la noche de la muerte, Espinales responde que Luis no hablaba y menciona que la familia del sospechoso presume que él no estuvo en la casa cuando su esposa murió.

Publicidad

“Dicen que tenía un itinerario, que fue a matricular un carro y luego a entrenar. Además, fue asaltado esa noche en la 38 y Vacas Galindo. Aunque no puso la denuncia, sí hay un reporte policial”, dijo el abogado de la familia H.

¿Por qué Luis no llamó al Ecu911 sino o a la funeraria?

El defensor no lo sabe, acepta que el dueño de la funeraria era conocido del viudo, “era un cliente de su local, por eso lo conocía”, acotó.

Lo que sí destaca el abogado es que, según la familia del sospechoso, no se realizó la autopsia porque la madre de Lisbeth, Virginia Muñoz, se habría opuesto. Mientras tanto, la madre de la fallecida insiste en que fue el suegro de hija y el trabajador de la funeraria quienes les insistían en no hacer la autopsia y enterrarla el 22.

Publicidad

El abogado también aseguró que solo Virginia y Luis H. tocaron el cuerpo de Lisbeth cuando estaba al pie de la escalera y desmiente que sus clientes hayan recreado una escena.

¿Quién y cuándo le pusieron “brujita” en la cabeza?

El abogado sostuvo que el pegamento que encontró el legista en las heridas de Lisbeth se habría colocado fuera de la casa. Presume que los trabajadores de la funeraria, que la formolizaron y maquillaron, cerraron esas heridas.

¿Por qué huyó Luis H.?

Espinales dice que en el velorio los familiares de Lisbeth empezaron a insultar y a amenazar a su cliente y que el agente que lo seguía estaba vestido de civil por lo que pensó que iba a ser atacado y huyó del lugar en un carro.

El abogado descarta que haya una denuncia por intento de homicidio por casi atropellar al policía cuando salía de la sala de velación.

En este caso, la Fiscalía pidió la vinculación de Luis H, y de un funcionario de la funeraria. El médico detenido la semana pasado aseguró en su versión que nunca estuvo en la casa donde murió Lisbeth y que su firma ha sido falsificada. (I)