Una recusación presentada a última hora contra el juez de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), Iván Saquicela, hizo que se difiera la audiencia en la que un Tribunal de Apelación conociera los argumentos que mantiene la defensa de quien fue secretario nacional de Inteligencia (Senain) del gobierno de Rafael Correa, Pablo Romero, para apelar la sentencia de nueve años de cárcel que recibió por ser autor mediato del plagio del activista político Fernando Balda.

Desde las 09:00 de este miércoles, Saquicela, junto a los jueces Marco Rodríguez (ponente) Wilman Terán, tenían previsto instalar la audiencia de apelación, pero la misma no se dará debido a una demanda de recusación presentada la tarde de este martes contra Iván Saquicela por Fausto Jarrín, quien no solo es defensa de Romero, sino además es abogado del ex presidente Correa, también procesado en esta casusa por plagio.

El exlíder de la ahora desaparecida Senain presentó el recurso ordinario de apelación adjuntando como prueba nueva lo dicho desde Argentina en rueda de prensa, el 31 de agosto pasado, por el exagente de inteligencia Raúl Chicaiza, quien también fue sentenciado en esta causa, junto con la exagente Jéssica Falcón, a una pena reducida por la cooperación eficaz que dio a la Fiscalía.

Stalin Oviedo, abogado que interpuso el recurso a nombre de Romero, sostuvo que Chicaiza en su rueda de prensa dio a conocer hechos relevantes que determinan una coacción contra él en la causa. Ese hecho, a su decir, invalidaría el testimonio anticipado, testimonio que para Oviedo "fue central" para condenar al exfuncionario público que se encuentra internado en el Centro de Rehabilitación de El Inca, en Quito, desde el 21 de febrero que llegó a Ecuador, luego de ser extraditado desde España.

Publicidad

Nulidad, corrección de la valoración de la prueba, indebida aplicación del delito de secuestro agravado y la ausencia de responsabilidad de Pablo Romero en el delito de plagio serían los puntos en los que giraría la apelación. Aún no existe fecha para la nieva audiencia de apelación.

El 14 de agosto pasado, de forma unánime, los jueces Iván León, Dilza Muñoz y David Jacho condenaron a Romero como autor mediato del delito de plagio, luego de que determinaron que el ex Senain "obró con el ánimo de causar daño" y que su conducta "fue dolosa".

La sentencia de nueve años se basó en el plagio tipificado en el artículo 188 y 189, numeral 4, del Código Penal anterior, hoy calificado como secuestro en el Código Orgánico Integral Penal (COIP), en el artículo 161.

A casi tres años de que Raúl Chicaiza rindió su testimonio anticipado por el plagio de Balda, hecho ocurrido en Colombia en el 2012, él aseguró desde Argentina que el caso fue político, que no se dio el secuestro de Balda y que aunque dice que recibió presiones para que involucrara a superiores y del Ejecutivo se mantiene en que todo lo que dijo en su testimonio anticipado es verdad.

"Del 100% del testimonio anticipado el 95% es real, nadie lo está negando, y el 5% es una presión política donde si no mentíamos o no hacíamos lo que decía el presidente del Consejo de Participación Ciudadana no se nos otorgaba la cooperación eficaz", indicó el exagente, quien al ser consultado si en el caso Balda era inocente o no Rafael Correa, respondió que eso no lo podría decir "porque no es ni juez ni parte".

El expresidente Correa mantiene por el plagio de Fernando Balda un llamado a juicio en suspenso, el cual no ha podido concretarse, pues el delito de plagio no se puede juzgar en ausencia y Correa desde mediados del 2017 se encuentra radicado en Bélgica.

Sobre si se debería entender que es mentira el 5% del testimonio anticipado que dio el exagente de la Senain dentro del caso Balda en el que dijo hubo presión política, Chicaiza aclaró que él está diciendo la verdad.

Romero además es investigado dentro del denominado caso Caminito por el delito de peculado ocurrido en una operación de la entonces Senain. Él al igual que otros exfuncionarios de la Senain están a la espera de que se les realice una audiencia de juzgamiento. (I)