“Hasta la fecha no recibo ninguna respuesta. Yo les doy la oportunidad y después insisto, también estoy buscando a la Contraloría”, afirma Manuel Defás, abogado coordinador del Observatorio de la Seguridad Social en Guayas.

Se refiere a que las autoridades del hospital Teodoro Maldonado Carbo, del IESS, no han atendido las denuncias que presentó el pasado 14 de diciembre en un escrito dirigido al consejo directivo del IESS, al director y subdirector de la entidad y al director del hospital, Andrés Ycaza.

Ahí, Defás detalla supuestas irregularidades en la contratación de personal por servicios ocasionales en el Departamento de Talento Humano del Teodoro Maldonado Carbo, área dirigida por Mickey Díaz.

El Observatorio, que cumple funciones ad honorem y que cuenta con la aprobación del Consejo de Participación Ciudadana, señala que en el periodo agosto-noviembre de este año se contrató a dos camilleros que no cumplen con sus funciones, uno de ellos –se asegura en el oficio– ejercía como chofer particular de la coordinadora de enfermería, Gina Gavilánez Camino.

Publicidad

Esta funcionaria ingresó para ese cargo el 11 de junio pasado, según consta en los registros de Contraloría. Su tía, Blanca Camino, entró como auxiliar de enfermería dos meses después, el 12 de agosto.

Esa información fue constatada por nosotros, un camillero no apareció nunca, la otra persona contratada hacía de chofer de la coordinadora de enfermería, y en el momento en que empezamos a pedir las referencias, enseguida le dieron de baja al contrato, pero el contrato está ahí, firmado y todo”, indicó Manuel Defás, coordinador del Observatorio de la Seguro Social .

Otra contratación que cuestiona el Observatorio es la de una profesional tecnóloga en Terapia Física y Rehabilitación. “Ingresó el 1 de junio, ocupando indebidamente una partida de tecnóloga de terapia respiratoria, lo cual está totalmente prohibido”, se menciona en el documento.

El Observatorio señala que este departamento, de Terapia Física, se encuentra cerrado desde el inicio de la pandemia. “Se necesitaba cubrir una de las plazas vacantes de tecnóloga en terapia respiratoria, por cuanto dos servidores de esa especialidad fallecieron con motivo de haberse infectado con COVID-19”, agrega.

La tecnóloga en terapia física, según los reportes de Contraloría, ingresó el 13 de agosto. Dos meses antes había sido contratado su hermano Francisco Rivera como oficinista en el Departamento de Coordinación de Talento Humano, a cargo de Mickey Díaz.

El hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo tiene una plantilla que asciende a 3.415 empleados, según se informó a este Diario. En su sitio web, la sección de Transparencia no se encuentra actualizada. En ella debe constar la información mensual de la institución, pero el lunes pasado solo se constataron registros de los meses de junio a septiembre de este año y no de años anteriores.

En el mes de junio, en el apartado donde debe constar el directorio de los trabajadores, se contabilizó a 2.968 funcionarios, mientras que en septiembre el listado fue de 3.012. De junio a diciembre, el rol aumentó en 447 empleados, un crecimiento del 15 %.

Publicidad

“Las autoridades del IESS no designan a las personas más capaces, todos son cuotas políticas, cada uno tiene un patrón, eso es una hacienda”, opina Defás sobre el manejo del hospital del IESS de Guayaquil, que durante el año 2020 captó la atención nacional por las constantes denuncias de corrupción y los sobreprecios en las contrataciones.

Este Diario contactó al coordinador de Talento Humano, Mickey Díaz, quien dio su versión sobre el comunicado del Observatorio. Sin embargo, hasta el cierre de la edición, la gerencia del hospital no permitió la publicación de sus explicaciones.

El único vocero autorizado en el hospital es el señor gerente, Dr. Andrés Ycaza, por lo que cualquier otra versión, de cualquier funcionario, de cualquier nivel jerárquico, no constituye una versión oficial”, se señaló a este Diario.

Se pidió una entrevista a Ycaza, pero se indicó que “la agenda del gerente está copada”. El hospital no dio su versión sobre el oficio del Observatorio. (I)

IESS prohíbe a directivos que ingresen a hospitales; vocal pidió que se rectifique

El Observatorio de la Seguridad Social en Guayas hizo un llamado de atención a las autoridades del IESS ante la presencia constante de altos funcionarios en las instalaciones del hospital Teodoro Maldonado Carbo, en Guayaquil.

Andan vigilando el pago a proveedores, a los que prestan servicios externos, agilizando los trámites de esas personas y andan involucrándose en cuestiones que no son médicas”, indicó Manuel Defás, abogado coordinador del Observatorio.

Algunos empleados consultados confirmaron que les ha sorprendido las visitas frecuentes de directores, subdirectores u otros representantes del IESS. “Tenemos información de colaboradores nuestros que lo confirman”, agregó Defás al ser consultado por este Diario.

La presencia de autoridades del IESS en los hospitales está prohibida desde el pasado 2 de diciembre por una disposición del director general, Carlos Tamayo. “Se encuentra prohibido, sin excepción alguna, que el personal administrativo de cualquier nivel, que no tenga competencias con el área de Salud, visite o ingrese a las unidades médicas”, señala la orden de Tamayo, dirigida en un oficio a 39 altos funcionarios de la institución. Entre ellos consta el subdirector general, Patricio Camino; directores departamentales y los directores provinciales.

Además, se prohíbe a los empleados acatar pedidos u órdenes verbales que no cumplan el órgano regular (por escrito).

La orden de Tamayo provocó malestar en el vocal César Rodríguez, quien pidió que se le permita el ingreso a las unidades médicas, tanto a él como a sus equipos de trabajo, quienes –según señaló– deben cumplir “tareas de fiscalización”.

Rodríguez dijo que Tamayo rectificó y que la orden no aplica para los vocales del Consejo Directivo. “Las cosas se están haciendo bien en el hospital”, comentó y negó que tenga una oficina dentro del hospital Teodoro Maldonado. Sobre el origen de la disposición, opinó: “Quizás fue un deseo de frenar un poco la posibilidad de que hayan tramitadores”. (I)

Vocal de sector empleador cuestionó reintegro de vocal de asegurados, en directorio

El reintegro de Luis Antonio Clavijo como vocal del Consejo Directivo del IESS, el pasado 5 de noviembre, provocó cuestionamientos por parte del vocal del sector de los empleadores, César Rodríguez Talbot.

El malestar se manifestó en oficios en los cuales Rodríguez solicitó que las autoridades del IESS y de la Superintendencia de Bancos y Seguros, órgano de control del IESS, explicaran si el reintegro de Clavijo era legal.

El vocal de los asegurados había sido destituido y multado por la Contraloría General del Estado en noviembre del 2017. Sin embargo, una sentencia del Tribunal de lo Contencioso Administrativo de Quito favoreció la demanda que había presentado Clavijo y declaró nula la resolución de la Contraloría.

Clavijo se posesionó el 6 de noviembre en un acto que contó con la presencia de dirigentes sindicales y, de forma virtual, del director general del IESS, Carlos Luis Tamayo.

Esta sentencia ejecutoriada permite que el Consejo Directivo esté integrado en forma tripartita, reivindicando la representación de los asegurados", agregó Luis Antonio Clavijo.

No obstante, el vocal Rodríguez pidió el 19 de noviembre que la Superintendencia de Bancos se pronuncie, pues considera que la sentencia “no dispone el reintegro a las funciones de vocal de Luis Antonio Clavijo Romero”. Esta entidad respondió que “no es competencia de la Superintendencia de Bancos interpretar el alcance de las sentencias judiciales, así como tampoco los efectos de la sentencia ejecutoriada”.

Rodríguez envió en diciembre un oficio al presidente del Consejo Directivo, Jorge Wated, delegado del Lenín Moreno. Ahí le solicitó que se consulte a la Procuraduría del Estado sobre la legalidad del reintegro de Clavijo. Wated convocó luego a sesión de Consejo, llamado que fue aceptado por Rodríguez y en los que también ha participado el vocal de los asegurados Luis Clavijo. (I)