A las perchas de los supermercados Rey de Panamá han ingresado nuevos productos ecuatorianos. La cadena panameña, en la que Corporación Favorita de Ecuador mantiene una importante mayoría accionaria, se ha convertido en una oportunidad para la expansión de algunas marcas nacionales.

Una de las empresas en llevar nuevos productos a las perchas de ese supermercado ha sido La Fabril. Este grupo, con factorías en Manabí, comenzó desde noviembre pasado las exportaciones de sus marcas chocolateras Delilú y Coberchoc. Las comercializa a través de los locales de los supermercados Rey.

Santiago Palacios, jefe de Comunicación de La Fabril, señala que enviaron el mes pasado un primer contenedor con estos productos, que en la categoría resulta importante para esta empresa.

"Como todo mercado de exportación debe hacerse un análisis previo que ofrezca propuestas de valor al cliente. Creemos que nuestros productos entrarán para quedarse", dice Palacios.

Publicidad

Bodega Dos Hemisferios, que produce vinos en Ecuador, también tiene presencia en Panamá con siete productos. Su producción se expende en la cadena Rey. “Para poder exportar tuvimos que pasar por un proceso de un año, sobre todo para poder conseguir los registros sanitarios en Panamá”, dice Robert Wright-Enz, presidente de la firma.

Tras realizar hace dos años la inversión en Grupo Rey, la Corporación Favorita está trabajando en potencializar esa cadena de supermercados. Parte de sus directivos, incluyendo el vicepresidente ejecutivo, tiene visitas permanentes a Panamá. Incluso algunos de ellos se han radicado en Panamá.

La cadena cuenta con sucursales bajo diferentes formatos: Rey, Romero, Mr. Precio y Súper Saldos. Desde que tomó el control ha hecho cambios como una evolución en el logotipo de Supermercados Rey, como parte de la estrategia de innovación. Además ya está abriendo locales con un concepto de tienda inspirado en Supermaxi de Ecuador.

Firmas de inversión señalan que Panamá es atractivo porque cuenta con un marco sólido de protección a la inversión privada, una economía basada en el dólar estadounidense y es una de las áreas comerciales más importantes del mundo.

Iasa y Pronaca son otras empresas ecuatorianas que han logrado extender sus negocios en territorio panameño. La primera dedicada a la venta de maquinarias, que es el distribuidor de Caterpillar más antiguo de América Latina, tiene la distribución de esta marca en Panamá. En los últimos años ha logrado abrir varias sucursales (ahora tiene siete puntos) y ha sido una oportunidad para que profesionales ecuatorianos puedan apoyar esa operación en ese país.

Pronaca, a través de La Estancia, la empresa holding, invirtió en Panamá en la adquisición de Productos Toledano S. A, una de las empresas familiares líderes de la industria avícola en ese país de Centroamérica.

Publicidad

Andrés Pérez, director de Relaciones Institucionales de Pronaca, dice que como parte de su programa de mirar más allá de fronteras y buscar nuevos horizontes de crecimiento, encontraron la oportunidad de invertir en Productos Toledano y apuntalar, junto con esa familia, la historia de éxito de esta empresa.

"Representa una oportunidad de desarrollo para nuestros clientes y aliados en Ecuador y Panamá", asevera Pérez.

Desde La Estancia, según Pérez, se aporta con capacidades técnicas, administrativas y comerciales, inversión, experiencia y mejores prácticas para seguir creciendo e innovando ante las nuevas tendencias de los consumidores.

El BID Invest, miembro del Grupo BID, ha otorgado un financiamiento de $ 45 millones a Pronaca para inversiones de capital en Ecuador y su proceso de internacionalización mediante la adquisición de Productos Toledano en Panamá. (I)

¿Qué se exporta a Panamá?

El 45% de las exportaciones no petroleras de Ecuador a Panamá se concentra en cinco rubros: productos químicos, farmacéuticos, madera y sus manufacturas, papel y sus manufacturas y balanceado para animales.

Mientras que los principales cinco rubros que se traen de ese mercado son productos químicos, máquinas eléctricas, cosméticos, máquinas mecánicas y preparaciones alimenticias.

Durante el 2019, los envíos no petroleros a ese mercado llegaron a $ 45 millones, mientras que lo importado llegó a $ 66 millones, es decir, la balanza comercial no petrolera fue negativa para Ecuador (-$ 21 millones).

En los primeros nueve meses de este 2020, Ecuador vendió $ 28 millones e importó $ 41 millones. La balanza comercial en ese periodo se ubica en -$ 13 millones, según datos de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor).

Cuando se suma el rubro petrolero, la balanza comercial, al igual que con otros mercados, se vuelve favorable para Ecuador. (I)