La ola de violencia que ha afectado a la provincia de Los Ríos en los últimos días ha encendido las alarmas en policías y autoridades.

El pasado miércoles, sujetos que se movilizaban en una motocicleta dispararon en varias ocasiones contra Manuel Zambrano y Vilma Aspiazu, quienes estaban en el interior de una camioneta, en el sector Santa Rosa, en Quevedo.

Sobre este suceso, Rafael Añazco, jefe de la Policía Judicial del Distrito Quevedo-Mocache, sostuvo que no existe una hipótesis clara.

Publicidad

“Las muertes fueron ejecutadas al estilo sicariato, las investigaciones continúan. Luego de 15 días de haber iniciado con los operativos en Quevedo, se registra este nuevo hecho, podemos indicar que los delincuentes y sicarios aprovechan momentos precisos para ejecutar sus delitos. La mayoría de los hechos violentos son planificados, hay personas que están predestinadas o sentenciadas, desde hace algún tiempo, a ser asesinadas, esto sale del control policial a pesar de los patrullajes preventivos que hace la Policía en sitios considerados como zonas peligrosas”, dijo Añazco.

El jefe policial refirió que los martes y miércoles “son los días más tranquilos”, según las estadísticas que llevan.

Además informó que durante el mes de diciembre, la Policía realizará los operativos en Quevedo, y ya se han instalado 17 carpas que funcionan como puntos de auxilio.

Publicidad

Sobre los hechos violentos en Ventanas y Vinces, la Policía no se ha pronunciado.

Según las cifras que maneja la Policía a nivel provincial, en lo que va del año ya son más de 90 las muertes violentas. El año pasado, en el mismo período, las cifras eran 100. (I)