Con la colocación de 500 banderas en las diferentes calles de la ciudad empezaron oficialmente las actividades por el Bicentenario de Independencia de Cuenca, que se celebrará el próximo 3 de noviembre.

La mayoría de actividades públicas organizadas por la Municipalidad serán virtuales o con aforo limitado de personas.

Como cada año, el hemiciclo del Parque Calderón fue el lugar escogido por las autoridades para realizar este evento, pero la diferencia entre el 2019 y el 2020 fue que hubo menos autoridades y ciudadanos para así garantizar el distanciamiento social y evitar la aglomeración de personas por la pandemia.

Según el protocolo, el primero en ingresar fue el alcalde Pedro Palacios ,quien se encargó de dar izar la bandera de la ciudad para luego dar un discurso de orden. Destacó que en medio de la crisis sanitaria por la que atraviesa el mundo los cuencanos han tenido una gran capacidad de superar las circunstancias adversas, lo que en psicología se conoce como resiliencia.

A puertas del feriado nacional por el Día de los Difuntos y la Independencia de Cuenca, Palacios llamó a los ciudadanos locales y a quienes vendrán de otras provincias a redescubrir nuevos espacios, pero siempre guardando las medidas de bioseguridad básicas.

“Cuenca tiene mucho que ofrecer, pero lo más importante es su gente. Si Cuenca es un referente nacional e internacional en la lucha contra el COVID no podemos permitir que en este momento tan importante como lo es el feriado se boté por la borda todo lo conseguido”, anotó.

La Sesión Solemne programada para el 3 de noviembre tendrá un aforo limitado y aun no se ha confirmado la presencia del Presidente de la República o alguna autoridad nacional. Además, por decisión del Concejo Cantonal este año no se emitirán las tradicionales preseas para personas o instituciones destacadas por diferentes aspectos, únicamente habrá un reconocimiento al cuerpo de médicos que atienden en primera línea a los pacientes de COVID-19.

De su lado Ricardo Medina, director de la Fundación Municipal Iluminar, informó que en el Centro Histórico, terminal terrestre, aeropuerto y en algunas fachadas de iglesias se colocaron alrededor de 500 banderas y luces decorativas para que sean admiradas por propios y extraños.

Lo que no estará permitido para evitar aglomeraciones serán las ferias públicas o privadas, fiestas y otros encuentros que pongan en riesgo la integridad y salud de los pobladores. (I)