Un derrumbe afectó al canal que abastece de agua a la laguna de Salayambo, que a su vez alimenta a la generación de energía eléctrica y que sirve para el riego y para la potabilización de agua. Con esto se suministra del líquido a alrededor del 40 % de la población de Latacunga, la capital de la provincia de Cotopaxi.

Aquello se dio a conocer el 1 de octubre. José Semanate, presidente ejecutivo de la Empresa Eléctrica Provincial Cotopaxi S. A. (Elepco S. A.), calificó de grave el derrumbe en el canal de conducción de agua que llega de las partes altas y alimenta la reserva de la laguna Salayambo.

Así lo expuso, tras una inspección, en una comunicación que le envió al alcalde de Latacunga, Byron Cárdenas.

Contó que tras la inspección de los técnicos de la Elepco S. A. se calculó que la reserva de agua en la laguna durará entre trece y quince días.

Publicidad

Luego de ese tiempo, la empresa detendrá la operación de las generadoras de energía eléctrica y los sistemas de agua potable de la ciudad quedarán desabastecidos, se explicó.

Mientras, los trabajos de reparación integral del daño durarán más de un mes.

El viernes último, personal del Municipio de Latacunga hizo una inspección en el lugar donde Geovanny Cóndor, director municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Dimapal), contó que la reparación duraría más de un mes.

Por ello, se prevé abastecer de agua a través de tanqueros, una vez que se termine la reserva prevista para máximo quince días, se mencionó.

Los sectores afectados son el centro de la ciudad, Isimbo, Isimbo 2, Nueva Vida, San Felipe Bajo, Jaime Hurtado y la parroquia Belisario Quevedo, ante lo cual el funcionario pidió a la ciudadanía no desperdiciar el líquido.

Comentó que se solicitó la contratación de infraestructura con tubería con el fin de lograr conducir nuevamente el agua, porque las condiciones irregulares del terreno en la zona no brindan las facilidades para repotenciar el canal afectado. Además, se debe tomar en cuenta que hay otras fisuras en más de 100 metros longitudinales, agregó.

"Hay 40 metros longitudinales afectados por el derrumbe, por lo que se tienen que cambiar (arreglar) más de 150 metros, que aspiramos (a que) se lo haga en forma inmediata por emergencia y así poder subsanar el inconveniente para la dotación de agua para el riego, la generación de energía eléctrica y para la ciudadanía", expuso Cóndor.

El Comité de Operaciones en Emergencia (COE) cantonal se reunió el viernes último y resolvió pasar a la mesa técnica el tema, para que se evalúen las acciones emergentes a tomar por parte de las instituciones involucradas. (I)