Hace 160 años, un 26 de septiembre, el entonces presidente Gabriel García Moreno decretó que Ecuador retomaría como su bandera a la que usó cuando formábamos parte de la Gran Colombia. En memoria de este hecho histórico, se celebra en esta fecha el Día de la Bandera Nacional.

El tricolor amarillo, azul y rojo flameó por primera vez en nuestro territorio el 25 de mayo de 1822, al día siguiente de la Batalla del Pichincha, que selló nuestra Independencia. No éramos aún Ecuador sino que pertenecíamos a la Gran Colombia.

Como nuestra convulsionada historia de los inicios de la República, la bandera también fue cambiando a medida que sucedían las revoluciones o los cambios de jefes de Estado. Guayaquil, por ejemplo, no aceptó el tricolor grancolombiano e izó, desde el 2 de junio de 1822, una bandera blanca con un cuadro superior azul, y dentro de él una estrella blanca.

Sería hasta 1830, cuando se conformó la República del Ecuador, que se retomó el uso de la bandera amarillo, azul y rojo. Pero solo duró 15 años, cuando se implementó la bandera celeste y blanco de la Revolución marcista. "Adoptó un nuevo pabellón compuesto por tres cuarteles paralelos al asta, azul el del centro y blancos los laterales, y en el del centro, tres estrellas blancas que representaban los departamentos que conformaban entonces el Ecuador: Guayaquil, Quito y Cuenca", se explica en la Enciclopedia del Ecuador, de Efrén Avilés Pino.

Esta bandera tuvo una variación a los ocho meses: de tres estrellas pasó a tener siete para representar el número de provincias que tenía entonces el país.

Pero en 1860, García Moreno decidió que se retome el uso de la bandera tricolor, para conmemorar el triunfo que ese mismo día se logró en la Batalla de Guayaquil, disputada en el lugar donde ahora se ubica la Plaza de la Victoria. Ahí está incluso un monumento al exmandatario.

Los tres colores de este símbolo patrio representan nuestros recursos, historia y memoria de quienes dieron su vida en el proceso independentista. "Debiendo tener la franja amarilla el doble de ancho que las restantes. En símbolo de la abundancia de su suelo, minero y fértil. El azul es un trozo del cielo y del mar ecuatorianos, y se ubica en el medio; y el rojo, la sangre de sus héroes, que dieron la vida para que esa bandera flamee independiente, que se encuentra en la parte inferior", explicó el Ministerio de Defensa. (I)