Hay preocupación en el cantón Flavio Alfaro, provincia de Manabí, por el colapso del alcantarillado sanitario, que genera que las descargas lleguen al río Pescadillo.

El alcalde Jaminton Intriago Alcívar indicó que el terremoto del 16 de abril de 2016 deterioró considerablemente las redes y sostuvo que ha estado gestionando la solución al problema.

"La ciudadanía reclama por la contaminación, por los malos olores de las aguas sucias y por las enfermedades que estas pueden producir, es preocupante la situación, esperamos ser atendidos pronto", manifestó el funcionario.

El jueves 17, el alcalde Intriago recorrió zonas afectadas junto con concejales, técnicos municipales, de la Senagua y del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Duval Zambrano, coordinador municipal de Higiene, remarcó que por efecto del terremoto las tuberías, que dijo tienen más de 30 años, se deterioraron y que por eso las aguas domiciliarias desembocan en el río Pescadillo.

Fredy Farfán, del área municipal de Gestión de Riesgo, señaló que la contaminación no solo afecta a los habitantes de Flavio Alfaro sino a pobladores de asentamientos a lo largo del afluente, ya que el río Pescadillo desemboca en la represa Daule-Peripa.

Paco Castro Nieto, director zonal 4 del Ministerio del Ambiente, constató que las aguas servidas llegan al río.
Carmen Muñoz, moradora de la ciudadela Cristo del Consuelo, expuso su malestar por el mal olor. "Es insoportable a cualquier hora de día", dijo y agregó que están preocupados porque niños y adultos mayores son los más vulnerables a los efectos nocivos de una contaminación.

Flavio Alfaro fue declarada en emergencia sanitaria el 30 de mayo de 2019. (I)