Un grupo de 1068 empresas y personas naturales, que de acuerdo con el decreto 1137 del presidente Lenín Moreno del 2 de septiembre pasado, deberán pagar un anticipo del impuesto a la renta hasta el 11 de septiembre, tendrán que acudir a estrategias complejas para poder pagar ese rubro, que no esperaban tener que desembolsar.

Entre ellas: dejar de invertir, endeudarse o reducir empleo. Así comentaron los representantes de gremios empresariales frente al inminente pago del anticipo del impuesto a la renta, que el viernes pasado ya fue declarado como constitucional por la Corte Constitucional.

Entre tanto, no se ve una opción de diferir el pago, ya que el decreto ejecutivo dice expresamente que deberán pagar hasta el próximo 11 de septiembre, sin ningún tipo de facilidad de pago.

Sobre el tema, Pablo Zambrano, presidente de la Cámara de Industrias y Producción, explicó que las empresas están obligadas a pagar, pero tendrían por ejemplo que recortar sus recursos destinados a inversión y reinversión para pago del impuesto anticipado. Otras empresas que no tienen la liquidez, deberán pedir un crédito, dijo.

Publicidad

Por su parte, Pablo Arosemena, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio, indicó que todo adelanto de impuestos atrasa la posibilidad de recuperación económica. Los empresarios van a tener que escoger entre sostener empleos o pagar los impuestos. Además esto le hace mal al próximo Gobierno, pues se está haciendo un adelanto de lo que les correspondería pagar en el 2021.

Adicionalmente, dijo que ellos cumplirán la ley, pero que conceptualmente no es correcto cobrar impuestos anticipadamente de una renta que aún no se ha generado. En todo caso dijo que frente a la inminencia de la fecha de pago, espera que el Gobierno se sensibilice y que el pago se lo haga con el mayor diferimiento posible. Arosemena también comentó que en otros países se han pausado impuestos para poder activar la economía, mientras en Ecuador se reviven impuestos para pausar la economía.

Sobre este último punto, el asesor del Consejo Económico de Gobierno, Manuel González, dijo que "las economías que han pausado impuestos tienen espacio fiscal y la posibilidad de emitir moneda para financiar el estímulo fiscal. En Ecuador, lo primero es imposible. ¿Queremos lo segundo (emitir moneda)? No hay almuerzo gratis en economía", aseguró.

Por su parte, la Cámara de Comercio de Quito opinó que si bien muchas empresas han generado ventas, estas no necesariamente tienen la liquidez para realizar este pago en un tiempo tan corto como el establecido.

De acuerdo con el cálculo del Gobierno, se podrían recaudar unos $296,3 millones, pero esta misma cantidad es la que dejará de pagar este mismo grupo contribuyente en 2021. Justamente, este rubro tampoco lo recibirá el próximo gobierno por impuesto a la renta.

Entre tanto, ayer la Cámara de Comercio de Quito, con base en datos del Servicio de Rentas Internas, informó que las ventas en el país cayeron entre marzo y julio de 2020 en 29,1 %, comparando con el mismo periodo del 2019. Esto es una reducción total de ventas de $20 420 millones, al pasar de $70 066 millones en el 2019 a $49 649 millones en el 2020.

El sector privado ha registrado una importante baja tanto en volumen como en porcentaje de ventas. Mientras en el 2019 vendió $48 030 millones: este año solo ha vendido $34 710 millones, es decir, el 27,7 % menos, equivalente a $13 320 millones de reducción.

Entre tanto, las personas naturales, aunque en menor volumen, también tuvieron una pérdida importante en porcentaje. Sus ventas cayeron de $17 158 a $11 278 millones, el 33,7 % menos.

Por otro lado, según las estadísticas del SRI, la recaudación de julio se incrementó en 13,3 % comparándola con la de junio de este mismo año. Mientras en julio fueron $834 millones de recaudación neta, en julio fueron $735 millones. Entre los impuestos que se han recuperado están el IVA y el impuesto a la renta. Sin embargo, esta recaudación aún está por debajo de lo registrado en el 2019. (I)