El secuestro de Erci Valencia Lastra, hermana del futbolista Enner Valencia, capturada el lunes 17 de agosto en una vivienda familiar en la parroquia Calderón, San Lorenzo, regresó la mirada a este cantón de la frontera norte de Esmeraldas, donde no cesan el narcotráfico, contrabando de combustible, porte de armas, extorsión y asesinatos, pese a la presencia y control policial y militar.

Entre mayo y julio de este año se registraron seis homicidios en San Lorenzo, entre ellos dos funcionarios públicos: Nixon Mina, funcionario judicial de 44 años, asesinado cuando regresaba a la parroquia rural de Carondelet, y Óscar Luque, comisario municipal de 46 años, baleado por dos sujetos en la puerta de su casa. Por este último caso hay tres detenidos en investigación.

Otras tres muertes violentas sucedieron el 8 de este mes, una en el barrio Santa Rosa y dos en el barrio 12 de Octubre, zonas urbanas de San Lorenzo del Pailón, según un informe.

Moradores de estos sectores no dan información sobre los asesinatos, porque temen represalias. Tampoco permiten el levantamiento de los cuerpos. “Los familiares se llevan el cadáver e impiden la intervención policial”, dijo una vecina.

Publicidad

Alain Luna, comandante de la Zona 1 de la Policía, aseguró que “mientras no haya la presencia física de los cuerpos y las denuncias, ¿cómo se puede aseverar que fueron asesinados?”. Agregó que este cantón, San Lorenzo del Pailón, mantiene “los mejores índices antidelincuenciales”, según los informes de productividad de la Subzona 8 de Esmeraldas.

Una versión similar tiene la Fiscalía de ese cantón, en donde se siguen las investigaciones de algunos de estos casos.

No hay cifras actuales sobre los delitos en las páginas web de la Policía y Fiscalía. Las últimas cifras, con fuente de la Dirección de Estadísticas de la Fiscalía, registran en Esmeraldas una disminución de homicidios de 72 a 48, entre enero y octubre de 2018 y el mismo periodo de 2019.

Los informes de productividad de la Policía no convencen al alcalde Gleen Arroyo, quien anunció que realizará una nueva marcha por la paz “para evitar derramamiento de sangre en las calles”.

Con el plagio de Valencia, el Concejo municipal aprobó esta semana una ordenanza de protección y seguridad ciudadana que propone, según el concejal Lenín Caicedo, una integración más efectiva de Fuerzas Armadas, Policía, autoridades de gobierno local y parroquial.

Doce grupos irregulares operan cerca de frontera y dos de ellos han actuado en Ecuador

En la zona rural de Tumaco, cercano a los límites fronterizos entre Nariño, Colombia, con Ecuador, operan doce grupos armados dedicados al narcotráfico, que se disputan los cultivos de coca y distribución de la droga desde el 2017, según informes del comandante del Ejército colombiano, Eduardo Enrique Zapateiro, y del director de Seguridad de la Policía, Jorge Vargas, en una publicación de diario El Tiempo, de Bogotá, el 16 de este mes.

Publicidad

Entre las agrupaciones identificadas están Guerrillas Unidas del Sur; el Clan del Golfo o Autodefensas Gaitanas; E-30 Franco Benavídez; Los Cuyes; Los Nuevos Delincuentes; La Gente del Nuevo Orden; Guerrillas Unidas del Pacífico; Contadores; Los de Sábalo, La Empresa; disidentes del ELN; el Ejército Popular de Liberación (EPL); y Oliver Sinisterra, que era dirigida por Walter Arízala (+), alias Guacho.

Luego de la muerte de Guacho, los Contadores y los Oliver Sinisterra buscan tener injerencia en zonas de San Lorenzo y Eloy Alfaro, en Ecuador. Estas facciones tienen antecedentes de su intromisión, como el asesinato de Mario Cabezas, (a) Mario Lata (32), en mayo, para robarle una tonelada de droga y 5 millones de pesos, que estaría negociando con un cartel de México.

El deceso ocurrió en el sector de La Bocana, desembocadura del río Mataje, frontera con Ecuador. Cabezas habría sido traicionado por su guardaespaldas, conocido como Yogui, quien vendía información a El Gringo, líder de Oliver Sinisterra, según reportes.

Como represalia de estas dos facciones, el 21 de mayo, se obligó a huir a unas 450 familias del poblado Santa Rosa a la ciudad isla de Limones, en Eloy Alfaro.

Los enfrentamientos en Santo Domingo Alto y Bajo, en Nariño, en marzo del 2019, también causaron el desplazamiento de 200 familias en Palma Real, frontera costera entre San Lorenzo y Candelilla de la Mar.

En junio de 2018 se creó la Fuerza de Tarea Conjunta para fortalecer sus operaciones de seguridad en esta zona, luego de los atentados con explosiones en el distrito policial de San Lorenzo, el retén naval de Borbón, y el secuestro y muerte de tres integrantes de El Comercio, un comerciante y su acompañante, tres marinos y un militar.

En su remplazo opera el Comando Operacional 1 Norte, en Imbabura, Carchi, Sucumbíos, Esmeraldas y dos en la Amazonía. Por el lado de Tumaco, la Fuerza de Tarea Conjunta de Estabilización y Consolidación Hércules, con unos 1000 efectivos. (I)