Tras los constantes reclamos de excolaboradores del holding de los Medios Públicos, el gobierno nacional decidió cancelar los salarios adeudados, por un monto que bordea el $ 1'5 millones.

En los últimos días, a través de las plataformas de redes sociales reporteros y personal administrativo que fueron desvinculados de la Radio Pública, Ecuador TV, El Telégrafo, y El Tiempo de Cuenca exigieron al presidente Lenin Moreno y al ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena que se les cancele los haberes adeudados de junio y julio al ser despedidos, como parte de la política de optimización de recursos por la crisis fiscal que enfrenta el país.

También la mañana de este miércoles, un grupo de extrabajadores se concentraron en las afueras del edificio de los Medios Públicos, ubicada al norte de Quito para exigir la transferencia de sus valores. "¡Paguen los sueldos!" gritaban

Como respuesta, la Empresa Pública de Medios Públicos informó a través de un comunicado oficial, que se pagó "la totalidad" de los rubros correspondientes a las remuneraciones de junio y julio a 623 trabajadores.

El monto que se destinó ascendió a $ 1' 5 millones, de acuerdo con la cifra oficial, que incluiría los salarios y cancelación de aportes patronales al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Se aclaró que el gobierno hizo "un gran esfuerzo financiero" para esta asignación, y que la empresa "sigue un proceso ordenado y transparente acorde con la programación de pagos y liquidaciones e indemnizaciones de excolaboradores el mismo que se cumplirá con el plazo establecido en la ley".

El pasado 24 de julio, el gerente de la empresa pública, Édison Toro anunció que debido a la crisis económica, el holding de medios de comunicación experimentarían una transformación, cuyo impacto era la reducción del personal en un 80%.

Esto responde a la decisión del presidente Lenin Moreno, que a través de decretos, dispuso la eliminación de ocho empresas estatales, entre ellas la de los Medios Públicos, para lo que dio un plazo de 120 días para ejecutar las liquidaciones. (I)