La demanda de energía eléctrica en el país creció en mayo el 8 % en comparación con abril, indicó el Operador Nacional de Electricidad (Cenace) en un comunicado de prensa.

El mes pasado, el consumo llegó a 1904,14 gigavatios por hora, aunque todavía está el 9 % por debajo del que hubo en febrero, antes de que se declare la emergencia por la pandemia del COVID-19; entonces fue de 2099,3 gigavatios por hora.

El aumento se debe a la reapertura parcial de los sectores industrial y comercial de varios cantones del país, además de la reactivación de la movilidad y el relajamiento de las medidas de aislamiento social. Esto responde a los cambios en el sistema de semaforización.

Según los datos del Cenace, el 65,7 % del consumo se registró en la Costa; el 31,9 %, en la Sierra; y el 2,4 % restante, en la Amazonía.

El 90 % de la generación de energía eléctrica provino de centrales hidroeléctricas, eólicas, fotovoltaicas y de biomasa, indicó la institución.