Amanda Z. fue detenida como sospechosa del asesinato de su hijastro de 10 años de edad, en la parroquia San Antonio de Ibarra, perteneciente a Imbabura.

Este es el segundo crimen que conmociona a la capital imbabureña en menos de 24 horas. Ayer, un recién nacido falleció presuntamente al ser asfixiado por su madre de 18 años.

Según el reporte policial, el infante fue encontrado sin vida por su hermano menor en la cama de su dormitorio.

Publicidad

"El cadáver estaba en posición de cúbito dorsal y presenta cuatro heridas a la altura del cuello", se indicó en el informe preliminar.

Los uniformados que llegaron hasta la ciudadela José Tobar, ubicada al sur de Ibarra entrevistaron a Amanda, quien dijo ser la madrastra de la víctima y según ellos, encontraron contradicciones en el relato de la mujer.

Además aseguraron que en sus prendas de vestir presentaba varias manchas de sangre posiblemente del niño.

Publicidad

Los agentes revisaron una maleta en la que se hallaron dos cuchillos y un par de guantes de látex color azul con máculas de color marrón. Esos indicios llevaron a aprehender a la mujer como posible sospechosa de participar en el crimen.

Hasta el momento se espera la audiencia de formulación de cargos y los resultados de la autopsia. (I)