Investigadores de la Universidad de Texas han descubierto un exoplaneta con una temperatura y tamaño de superficie similar a la Tierra a 300 años luz de distancia, orbitando en la zona habitable de su estrella.

Kepler-1649c fue descubierto oculto en los datos recopilados del telescopio espacial Kepler dos años después de que la NASA lo retirara y en observaciones de siete años. Se describe a este exoplaneta como "el planeta más similar a la Tierra jamás encontrado".

Además, la cantidad de luz estelar que recibe de su estrella anfitriona es el 75% de la cantidad de luz que recibe la Tierra de nuestro Sol, lo que significa que la temperatura del exoplaneta también puede ser similar a la de nuestro planeta.

Pero a diferencia de la Tierra, orbita una enana roja. Aunque no se ha observado ninguno en este sistema, este tipo de estrella es conocida por los brotes estelares que pueden hacer que el entorno de un planeta sea un desafío para cualquier vida potencial, detalla la NASA.

Publicidad

Los astrónomos de la universidad encontraron Kepler-1649c mientras observaban antiguas observaciones de 2013; descubrieron que un algoritmo informático lo había identificado erróneamente.

"Este mundo intrigante y distante nos da una esperanza aún mayor de que una segunda Tierra se encuentre entre las estrellas, esperando ser encontrada", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misión Científica de la NASA, detalla el Daily Mail.

"Los datos recopilados por misiones como Kepler y nuestro Satélite de estudio de tránsito de exoplanetas (TESS) continuarán produciendo descubrimientos sorprendentes a medida que la comunidad científica refina sus habilidades para buscar planetas prometedores año tras año", agrega.

Se sabe muy poco sobre el planeta recién descubierto, incluido de qué está hecha su atmósfera y su verdadero tamaño. La composición de su atmósfera podría afectar la temperatura del planeta y cualquier probabilidad de que pueda soportar la vida, según indica la NASA. (I)