En México la familia del narcotraficante Joaquín 'El Chapo' Guzmán entrega canastas de víveres a adultos mayores que no han recibido ayuda por parte del Gobierno en medio de la pandemia del coronavirus. La tarea empezó en Guadalajara, Jalisco, y se extenderá a otras regiones.

En un comunicado, difundido a través de las redes sociales de la marca de ropa 'El Chapo 701', que fue lanzada el año pasado por Alejandrina Guzmán, hija del narcotraficante encarcelado en Estados Unidos, se dio a conocer que debido a la emergencia sanitaria comenzarían con la entrega de las 'Chapo despensas 701' de manera personal.

“Sabemos que esta situación pasará pronto, y cuando esto suceda podremos recibirte en nuestro punto de venta y en todos nuestros eventos nacionales para estar más cerca de todos ustedes con los mejores productos", apunta un comunicado firmado por Alejandrina Guzmán, de 36 años.

En imágenes difundidas en las redes sociales, se muestra a empleados de Alejandrina Guzmán repartiendo cajas impresas con el logo de su marca. Los paquetes contienen aceites, sopas, galletas, papel, jitomate, entre otros productos de la canasta básica y de limpieza.

Publicidad

“Mis felicitaciones pal’ viejo y su familia. Haciendo lo que mucha gente del poder NO ha hecho y ni harán ¡Aprendan!”, decía uno de los comentarios en Facebook.

El Chapo 701, una marca registrada

En 2016, los delirios de grandeza del fundador del Cártel de Sinaloa llegaron al registro de su propio mote: “El Chapo”. Una de sus hijas, Alejandrina Giselle Guzmán Salazar, logró patentar ante el Instituto Nacional Mexicano de la Propiedad Industrial la marca de ropa “El Chapo 701”.

El número colocado corresponde al lugar que la revista Forbes le dio en la lista de los hombres más ricos del mundo en 2009.

Al igual que sucede con todos los allegados al narco, Alejandrina Guzmán es una figura poco conocida y se ha movido durante años tras un muro de silencio. Su nombre adquirió cierta notoriedad en 2012 cuando fue detenida en Estados Unidos al tratar de cruzar la frontera con una identificación falsa. Tras cumplir tres meses de condena regresó deportada a México.

Cárteles de la droga enemigos reparten víveres para ganar apoyo en México

En la crisis por coronavirus, los líderes criminales han enviado a sus pistoleros abordo de camionetas a repartir despensas en diversos lugares de México. Saben que para “gobernar” necesitan cuidar a las personas en su territorio, y lo hacen explotando situaciones vulnerables para su ventaja.

El medio Infobae ha documentado las entregas que buscan ganar el apoyo de la población, pero también mostrar fuerza a enemigos.

Publicidad

Desde temprana hora del pasado domingo, el Cártel Jalisco Nueva Generación abarrotó con varias camionetas los accesos de San Luis Potosí, donde entregó cajas con alimentos en las que se podía leer: “De parte de sus amigos CJNG apoyo contingencia COVID-19”.

La semana pasada, el Cártel del Golfo realizó la entrega de despensas con productos básicos en Ciudad Victoria, Tamaulipas.

“Cártel del Golfo en apoyo a C.D. Victoria. Señor 46 Vaquero”, se leía en cada paquete. Unos días más tarde el reparto de provisiones prosiguió en comunidades rurales de Matamoros.

Siguiendo la estrategia del Cártel del Golfo, Evaristo Cruz, alias “El Señor 46”, responsable del envío de despensas, no es operador de la organización criminal en Ciudad Victoria, sino en Matamoros, por lo que los víveres habrían sido un desafío a los narcos de la capital de Tamaulipas, incluso a grupos rivales del mismo cártel de las drogas.

En Michoacán, unos 300 pobladores de la región recibieron los insumos por parte de “El Señor de la Virgen”.

La formula por congraciarse con la población a través de la imagen de narco benefactor fue replicada por el Cártel Jalisco Nueva Generación, responsable de desordenar el país.

El reparto ocurrió en el municipio de Cuautitlán, Jalisco, donde por años decenas de familias han sido desplazadas por hombres armados. Los apoyos fueron entregados a la población bajo la leyenda “El Señor de los Gallos, Mencho, con el pueblo”.

Estas entregas han generado aceptación en una parte de la población, pero también rechazo por la forma impune en que se mueven sin que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador actúe para detenerlos. (I)