Un derrumbe de considerable magnitud se dio la mañana de este jueves en la vía Loja–Zamora.

El mal tiempo que se impone en el sector oriental, derivó en un deslave de tierra, lodo y material pétreo que cubrió la vía en su totalidad y arrastró un vehículo tipo auto más una pala mecánica, que se encontraba en el lugar tratando de limpiar la maleza y lodo.

Los conductores lograron salir rápidamente de sus automotores y ponerse a un costado.

Según usuarios de la vía, el derrumbe es grande por lo que estiman que no se podría abrir la vía al menos en este día.

El hecho se dio en el sector de Sabanilla a 35 kilómetros de la ciudad de Loja. (I)