Investigadores creen que el Homo Erectus, el antepasado directo del hombre, es al menos 150 000 años mayor de lo que se pensaba anteriormente y que puede haber surgido de Sudáfrica. Esto surge tras analizar fragmentos de cráneo recientemente desenterrados de un sitio fósil cerca de Johannesburgo.

En base a esto también se dejaría a un lado evidencia previa que sugiere que la especie salió del este de África. Ahora investigadores de EE. UU., Sudáfrica y Australia creen que el Homo Erectus pudo haber vivido junto a otras dos criaturas similares a los humanos hace casi dos millones de años: Paranthropus y Australopithecus.

Estos nuevos estudios se basaron en los huesos del cráneo DNH 134, que se encontraron en Drimolen, uno de los sitios arqueológicos en la 'cuna de la humanidad', que es famoso por los fósiles de homínidos y que se encuentra a unos 50 kilómetros al noroeste de Johannesburgo.

Se estima que DNH 134 tiene entre 2,04 y 1,95 millones de años y pertenecía a un niño de unos dos o tres años. Antes del descubrimiento de DNH 134, el Homo Erectus más antiguo del mundo era de Dmanisi en Georgia, que data de hace 1,8 millones de años, dijeron los investigadores.

"La edad del fósil DNH 134 muestra que el Homo Erectus existió entre 150 000 y 20o 000 años antes de lo que se pensaba", dijo Andy Herries, profesor y jefe del departamento de arqueología e historia de la Universidad de La Trobe en Australia y autor principal del estudio.

Los científicos estiman que su descubrimiento, publicado en la revista Science, podría tener implicaciones para los orígenes de los humanos modernos, ya que Homo Erectus es un antepasado directo mejor conocido por emigrar de África al resto del mundo. (I)