Los votantes suizos respaldaron ampliamente una medida que haría ilegal discriminar a las personas debido a su orientación sexual, según un referéndum celebrado el domingo.

A finales de 2018, el Parlamento aprobó ampliar la ley antidiscriminatoria existente para que fuera ilegal denigrar, discriminar o provocar públicamente el odio basado en la orientación sexual de una persona.

Los opositores a la medida insistieron en que esta violaba su derecho a la libertad de opinión y reunieron suficientes firmas para forzar un referéndum sobre el tema. Suiza celebra referendos varias veces al año que dan a los votantes voz directa en la formulación de políticas.

El "sí" obtuvo un 63% de los votantes en este referéndum que concluyó a mediodía local (11H00 GMT), según resultados oficiales. En ciudades como Basilea, esta opción recabó más del 70% de los votos. Solo tres pequeños cantones de habla alemana del centro y del este votaron "no" en su mayoría.

Publicidad

Mathias Reynard, el parlamentario socialista que propuso esta reforma del código penal helvético, saludó en la cadena RTS-1 "un día histórico" y "una magnífica señal para todas las personas afectadas".

Marc Frueh, del pequeño partido defensor de los valores cristianos UDF, que lanzó este referéndum junto a la Unión democrática del centro (UDC, derecha populista), primera formación del país, dijo que pese a su fracaso, el recurso a una votación era justificado.

Este referéndum "permitió al pueblo suizo tomar una decisión", declaró en la misma cadena. Agregó no obstante que su formación estará atenta a la forma de aplicación de la reforma.

Protección

La nueva ley sanciona la denigración pública y la discriminación de cualquier persona debido a su orientación sexual, o cualquier actitud destinada a avivar el odio hacia ella, por escrito, el habla o mediante imágenes o gestos. No reprime en cambio los comentarios realizados en el círculo familiar o entre amigos.

Los restaurantes, hoteles, empresas de transporte, cines o piscinas no podrán rechazar el acceso a alguien debido a su orientación sexual. El texto prevé multas y penas de hasta tres años de prisión si lo hacen.

En los círculos LGTB, algunos temen que una protección especial los estigmatice aún más. (I)