Tras las críticas que recibió por una publicación en Twitter en la que asociaba dos tamaños de una bebida gaseosa con las cantantes Jennifer López y Shakira, quienes actuaron en el show de medio tiempo del Super Bowl 2020, el político y periodista deportivo Alfonso Harb explicó la razón de su publicación. Asegura que no tenía un sentido sexual, que lo que buscaba era resaltar la esencia artística idéntica de la neoyorquina y la colombiana, pero que un grupo feminista lo ha tergiversado.

"El domingo fui un admirador privilegiado del espectáculo que propuso el Super Bowl 2020. Yo expresé mi admiración por estas dos artistas y puse un comentario que me pareció muy válido y pertinente, en el sentido de que son dos extraordinarias artistas, pero inmediatamente estas 'feminazis' saltaron a malinterpretar y a llevar todo a una tergiversada orientación sexual, cuando ese no fue el sentido de la comparación", explicó Harb, en diálogo con El Universo.

¿Y entonces qué quiso decir?

Publicidad

"No he mencionado a estas dos grandes artistas como 'mujeres riquísimas', yo quise referirme al contenido de su personalidad, de su belleza, y su enorme calidad artística. Ambas tienen esos factores comunes, ambas son extraordinarias. Ninguna es más que otra y obviamente varían un poco en el tamaño y por eso, usando un poco de humor, usé el concepto del envase familiar y mediano, como para reflejar que la diferencia es solo en el tamaño, pero que el contenido es el mismo; sin embargo, inmediatamente lo quisieron llevar a la orientación morbosa, porque este grupo de 'feminazis' siempre anda a la defensiva y allí ya no me quedó otra cosa que ponerlas en su lugar".

Consultado sobre si no cree que su comentario, en su posición de figura pública, abona a prácticas machistas de comparar mujeres con objetos, Harb respondió que nunca pretendió faltar el respeto a las artistas o a las mujeres en general.

"Ya no se usa ese tipo de publicidad porque cosifica a la mujer, más o menos desde los años 90s. Por eso, creo que no podría ser gerente de mercadeo. Igualar el cuerpo de una mujer al de una botella es extremadamente desagradable, anticuado y absolutamente carente de creatividad", criticó la usuaria de Twitter, Cristina Núñez.

Publicidad

Según Harb, su publicación generó más buenos comentarios que malos. "No me esperaba la reacción favorable a mi tuit, que largamente abrumó a la actitud pendenciera, beligerante y confrontativa de estas cuatro o cinco 'liderezas del feminazismo' que hay aquí en Ecuador".

Si yo fuera gerente de mercadeo de la Coca Cola las contrato a las dos como modelos de envases mediano y familiar. El sabor es el mismo: riquísimo; solo cambia el envase https://t.co/QrJn2Yjh7l

Para Harb, estos grupos tratan de disminuir públicamente la opinión de quienes piensan contrario a su manera de actuar. "Cuando comenzaron a insultar aproveché para recordarles que es mucho más grave defender una serie de tesis en las que constantemente están tuiteando o se están manifestando, por ejemplo, con el tema de las tendencias relacionadas al lesbianismo y homosexualismo, las cuales no comparto, pero respeto".

Publicidad

Harb, un excongresista y líder del movimeinto político Meta, ha manifestado su rechazo a propuestas legislativas que según su apreciación van contra la familia y la seguridad ciudadana. Él también se confrontó con las mujeres que lo criticaron por su tuit sobre JLo y Shakira. Era necesario, dice: "Por supuesto, aproveché para recordarles que son las primeras defensoras de prácticas como el aborto en cualquier condición y que tienen ese afán constante de defensa, aplicando el concepto de Derechos Humanos, a todos estos delincuentes y lacras sociales que en las calles matan y roban a los ciudadanos, pero que tienen en ellas a las primeras guardaespaldas mediáticas y de redes sociales que inmediatamente saltan a defenderlos". (I)