Ante la creciente del río Upano y sus afluentes que desde el pasado sábado puso en apuros a las autoridades y pobladores del cantón Morona, en la provincia de Morona Santiago, ayer los integrantes del Comité de Operaciones Emergentes resolvieron buscar un nuevo espacio para reubicar a quienes viven en las zonas más vulnerables.

También se implementó un albergue, que está listo para recibir a los damnificados.

La zona más afectada es la comunidad Las Playas de San Luis, que fue declarada en alerta amarilla porque en pocas horas el cauce de los ríos Upano y Julumbuno arrasó con cerca de 100 metros de pastizales, que eran utilizados por los habitantes para alimentar a sus animales de crianza.

De la información recopilada por Gestión de Riesgos se conoció que son 50 personas las afectadas por la creciente de los ríos, a quienes se las podría reubicar en una zona más segura. (I)