Diana Grefa, de 40 años, es originaria de la comunidad kichwa de San Silverio, ubicada a diez minutos de Tena. Ella desde los 17 años se dedica a la confección de artesanías hechas de balsa y con semillas recogidas de la selva.

Actualmente lidera un emprendimiento familiar, en el que trabaja con su madre, hermanos y sobrinos. También es maestra y la principal mentora de esta iniciativa en su comunidad, que la implementó para tener un ingreso económico más para el sustento familiar, resalta una publicación de la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME).

Grefa elabora canoas pequeñas en balsa, collares, pulseras, pesebres, lanzas, entre otros. Su trabajo lo ha presentado en ferias y en otras jornadas en las provincias de Napo y Orellana. También ha visitado algunas comunidades de otras localidades del país y espera que sus artesanías se comercialicen a nivel nacional.

Esta labor le permite tener más tiempo y espacio para realizar otras actividades y pasar con su familia e hijos, dice.

Publicidad

Como materiales utiliza semillas de la selva, balsa, plumas de aves comestibles y otros que recoge de la naturaleza.

Los siekopai enseñan a elaborar la cerbatana

Esta artesana cuenta que muchas de sus obras son cristalizadas a base de las costumbres y realidades de su pueblo.

Su don, agrega, lo heredó de sus ancestros y de la selva, que le ayudan a inspirarse cuando hace una de las tantas canoas de balsa o bisuterías. A varias de sus obras les plasma imágenes de animales y flora que germinan en la jungla, incluso de seres mitológicos de la cosmovisión indígena amazónica. Por eso sostiene que casi nunca sus trabajos son repetitivos.

Todo lo que confecciona o elabora sale de sus vivencias, de sus sueños en sus tiempos libres o de recuerdos de su niñez.

Las “representativas canoas” que hace en mayor cantidad se debe a que son el único transporte que se ve en todas las comunidades de la región Amazónica. Por eso pensó en plasmar esa característica, asegura.

Publicidad

A los animales los dibuja porque representan a la selva en estado vivo. Incluso con esto quiere crear conciencia para que la gente cuide la naturaleza, pues considera vital la protección del ambiente y la selva, ya que “son el sustento de vida de muchas nacionalidades (nativas) y países”, destaca.

Y agrega: “Contamos con una riqueza ancestral inmensa que poco se le da importancia”.

Por eso se esfuerza en dar a conocer sus conocimientos artesanales, a través de ferias e invitaciones a exposiciones en otras localidades.

Boris Moyano, turista guayaquileño que visitó Tena, se mostró sorprendido con las artesanías amazónicas, con su colorido y por la tradición que representan. Él se llevó de recuerdo un collar y un pequeño bote de balsa en el que se impregnó su nombre.

“La cultura ancestral de la Amazonía es interesante, recién la conozco y he quedado maravillado”, dijo Édison Escobar, un turista de Quito.

Más detalles

Tradiciones

Amazonía

Bisutería, bolsos, recuerdos, tejidos y otros detalles elaboran las mujeres nativas en las comunidades amazónicas. Con la venta de esta actividad ayudan económicamente a su hogar.

Inspiración

La selva y su cosmovisión son parte vital para la inspiración de sus obras. (F)