Bélgica incautó en 2019 casi 62 toneladas de cocaína en el puerto de Amberes, procedente sobre todo de Brasil, Colombia y Ecuador, un nuevo récord para el segundo puerto de mercancías de Europa, anunció este miércoles el gobierno belga.

La droga, escondida en varios tipos de mercancía, procede en casi un 60% de tres países sudamericanos: Brasil (15,9 toneladas), Ecuador (10,5) y Colombia (10,5). "Un top 3 más o menos sin cambios", según un comunicado del ministerio de Finanzas.

Aunque las incautaciones aumentaron progresivamente en los últimos años (61,8 toneladas en 2019 frente a 50,1 en 2018 y 8,1 en 2014), los controles aduaneros sólo se llevan a cabo en una ínfima parte de los contenedores que llegan a Amberes, segundo puerto europeos tras Róterdam.

Publicidad

Las aduanas belgas sólo pueden controlar actualmente del "uno al dos por ciento" de los millones de contenedores que llegan al puerto flamenco, reconoció este miércoles su administrador general Kristian Vanderwaeren, citado por la cadena VRT.

Pero el despliegue en curso de nuevas tecnologías debería permitir en el futuro examinar un mayor número de mercancías importadas.

Esto incluye el uso de inteligencia artificial y de aparatos "e-nose" que permitan reemplazar el olfato de los perros, agregó el ministerio de Finanzas belga.

Publicidad

La cocaína procedente de América Latina suele esconderse en envíos de frutas tropicales.

Con sus 160 kilómetros de muelles, el puerto de Amberes registró un tráfico total de unos 235 millones de toneladas de mercancía en 2018, según los últimos datos disponibles, contra 214 millones en 2016. (I)