El Consejo de Administración Legislativa (CAL) calificó el pedido de juicio político en contra de la ministra de Gobierno, María Paula Romo, acusada de incumplimiento de funciones, crisis carcelaria y por el tema de la inseguridad en el país.

El pasado 8 de agosto, Lourdes Cuesta (antes CREO) y Roberto Gómez (CREO) presentaron la solicitud de interpelación; luego, el 24 de septiembre, la correísta Amapola Naranjo presentó otro pedido con 36 firmas de apoyo.

Ambas solicitudes fueron calificadas ayer con el voto favorable de Cristina Reyes (PSC), Patricio Donoso (CREO), Rina Campaín (CREO) y Ana Belén Marín (Alianza PAIS). Se abstuvieron César Litardo (AP) y César Solórzano (PSP-BIN).

Las acusaciones coinciden en que Romo incumplió funciones frente al ambiente de inseguridad, femicidios y en la crisis carcelaria. No hay objeciones frente al paro nacional de octubre pasado, porque los dos procesos fueron planteados en agosto y septiembre.

Publicidad

La asambleísta Cuesta anunció que entre las acusaciones contra Romo se incluirá la figura del mal uso de bienes públicos por su movilización en una aeronave del Estado para trasladarse, desde Santa Elena hasta Esmeraldas, a un club privado con el entonces secretario Anticorrupción Iván Granda y los hijos de él. El hecho ocurrió el pasado 3 de marzo durante el feriado de carnaval.

Otra de las acusaciones, añadió Cuesta, es la supuesta negligencia en el caso de femicidio de ‘Diana’, ocurrido en Ibarra, Imbabura.

El CAL deberá remitir los pedidos de juicio político a la Comisión de Fiscalización.

Su presidenta, Johanna Cedeño, anunció la convocatoria a sesión apenas sea notificada.

Y refirió que habrá que decidir si se unifican los procesos.

Mientras, la ministra Romo descartó ayer haber incumplido sus funciones y ofreció comparecer ante la Asamblea.

“Es natural que los ministros demos explicaciones de cualquiera de nuestros actos, de nuestras decisiones, yo lo he hecho en el pasado, lo voy a hacer ahora también”, anticipó luego de participar en la entrega de una Unidad de Policía Comunitaria en el norte de Quito. (I)