(Actualizado a las 21:00)

En prisión preventiva se mantendrá el párroco de la iglesia de Guápulo, quien es acusado de supuestamente haber tocado las partes intimas de una menor de 10 años e intentar besar a una hermana de esta niña que tenía 14 años. El supuesto agresor de aproximadamente 50 años fue llevado hasta la Unidad de Flagrancia la noche del pasado domingo.

La detención del presunto agresor se dio pasadas las 20:30 del sábado pasado en la parroquia de Guápulo, ubicada al nororiente de Quito. El hombre fue encontrado por agentes policiales en una vereda ubicada entre la avenida Francisco Conte y Juan del Toro. Una llamada de emergencia al ECU-911 alertó de la agresión que se estaba dando en la zona.

El subteniente Alejandro Gordón, jefe del subcircuto Ichimbía 1, sector Guápulo, fue quien acudió al llamado de emergencia.

Publicidad

Lo que el oficial recuerda sobre el hecho es que al llegar al lugar se encontró con unas 20 o 25 personas agrupadas. Cuando él y un compañero se acercaron diciendo que son agentes de la Policía, la muchedumbre se apartó y vieron en el piso a un hombre al que le salía mucha sangre de la nariz.

La madre de la menor agredida les denunció verbalmente que el párroco había tocado las partes íntimas de su hija de 10 años y que ellos como familia de la agredida fueron a reclamarle al sacerdote.

En ese momento se habrían sumado más moradores de Guápulo y se dio la agresión física al religioso. Aparentemente todo inició al interior de la iglesia y la agresión terminó en la calle.

Al ser un delito flagrante, explicó Gordón, el presunto agresor fue llevado hasta la Unidad de Flagrancia para que se le realice el procedimiento de ley. Hasta ese momento la noticia era que solo una menor habría recibido los abusos, pero se supo que a la hermana de la pequeña de 10 años, una chica de 14, el sacerdote acusado intentó besarla.

La ministra del Interior, María Paula Romo, mediante su cuenta de Twitter aseguró que la sociedad y el Estado están vigilantes para que se den la más duras sanciones para los agresores sexuales.

Se acaba de dictar prisión preventiva en este caso. Habría agredido a dos hermanas de 10 y 14 años. La @PoliciaEcuador lo detuvo anoche por llamado de los vecinos. Sociedad y Estado vigilantes para q se den las más duras sanciones para agresores sexualeshttps://t.co/zvtUQrqy1N

En las calles de Guápulo los pobladores no salían del asombro que les produjo saber que el párroco de la zona está inmerso en denuncias de agresiones sexuales. Más aún cuando explican que las presuntas acciones en contra de las menores se dieron cuando ellas estaban en la catequesis.

Nancy Troya, quien vive en Guápulo por más de 60 años, recuerda que nunca antes había sucedido algo así en la parroquia. "Se tiene confianza en ellos (sacerdotes) y es muy triste y doloroso que esto se dé. Uno piensa que son los pastores de la iglesia y tiene fe en ellos, pero que el padre haya hecho esto indigna".

Al momento las investigaciones continúan para definir lo que realmente sucedió. Se ha evitado dar los nombres de la menores y de sus familiares para evitar su revictimización. (I)