Un comedor nuevo se construyó en el Centro de Rehabilitación Social Ambato (CRSA) con el aporte de la Diócesis de Ambato, de personas y empresas. Contó con una inversión de más de $ 100.000, según el director Carlos Manzano.

El evento fue el momento escogido para realizar presentaciones de los grupos de danza Vientos de Libertad y folclórico Mushuc Causay.

Luis Tipán, coreógrafo del grupo de danza, señaló que el trabajo comenzó hace ocho meses con el objetivo de buscar que las personas privadas de la libertad (PPL) difundan las costumbres y tradiciones del país a través de los bailes folclóricos y las vestimentas de los pueblos ancestrales del Ecuador.

Manifestó que la agrupación la componen diez parejas de internos como parte de la rehabilitación que cumple el centro, porque de lo que se trata es que a través de la danza se eduquen conociendo más de la cultura del país y al mismo tiempo se rehabiliten y sean capaces de reinsertarse en la comunidad.

Publicidad

Recordó que como director del grupo Tradi Danza del Ecuador, que tiene trece años de trayectoria, pone todos sus conocimientos para que la agrupación del CRSA impulse las tradiciones de los pueblos ancestrales nacionales.

Indicó que hasta el momento se tienen preparadas coreografías de Cayambe, de las fiestas de Imbabura, Cotopaxi y Chimborazo.

Paola T. es una de las internas que conforman el grupo de danza Vientos de Libertad. Ella dijo sentirse satisfecha por lo que ha aprendido en los ocho meses que lleva la agrupación, además se muestra segura de que esto le servirá dentro del proceso para lograr la rehabilitación y demostrar que el error que cometió es parte del pasado.

Comentó que siempre le ha gustado bailar, pero que decidió formar parte del grupo de danza porque considera que es un medio para cambiar y de superación porque en el centro se dan cuenta que tienen aptitudes que pueden ser explotadas. La mujer dijo que con sus propias manos confeccionan los trajes para los bailes típicos.

La privada de la libertad aseguró además que a través de la enseñanza del coreógrafo han aprendido sobre las culturas ancestrales del Ecuador y de sus trajes autóctonos.

Agregó que eso es lo que van a transmitir en cada presentación para que la población conozca algo más de nuestras costumbres y tradiciones.

Publicidad

Los otros integrantes están entusiasmados con esta propuesta musical diferente. (I)

El comedor fue diseñado por un interno de la cárcel

Monseñor Geovanny Pazmiño, obispo de la Diócesis de Ambato, dijo que como iglesia católica brinda servicio pastoral en el Centro Penitenciario y durante esas visitas se evidenció que el local no contaba con un comedor.

Manifestó que los internos se servían los alimentos en los patios, a la intemperie, con lluvia o sol. Fue entonces cuando planteó, en septiembre, al director la posibilidad de hacer una construcción para este propósito.

Explicó que una vez que se aprobó el proyecto se motivó a empresarios ambateños para que se hagan donaciones.

Fernando N., de profesión ingeniero civil y que paga una sentencia en el Centro de Rehabilitación Social, es el residente de la obra y diseñador del proyecto.

Él informó que el local tiene áreas en donde se cocinarán los productos, además de tres bodegas para alimentos perecibles, secos y cuartos fríos.

Comentó que en más de 200 metros cuadrados de comedor se alimentarán 250 personas privadas de la libertad.

“Esta es una gran oportunidad que hemos tenido los privados de la libertad para poder desarrollar nuestra actividad profesional, además quienes ponen la mano de obra calificada son carpinteros, mecánicos y albañiles, lo que ha permitido tener un buen equipo para avanzar de manera rápida”, sostuvo el ingeniero.(I)