Sebastián Bolaños, empleado de una constructora, dice que ha estado tentado a cancelar su plan de televisión por cable, pero que el fútbol ha frenado esa decisión. “Pagaba $ 42 por el cable más el Netflix por el que pago $ 10, era mucho. Esperé que pasara el Mundial y bajé el plan de cable. Ahora pago $ 34 y no lo saco porque puedo ver el campeonato nacional”, sostiene.

Bolaños indica que en redes sociales han comenzado a pasar los partidos. “Hay perfiles en Facebook que los transmiten, pero solo puedes verlos en celulares porque si pasas al televisor, se distorsiona”.

Los eventos deportivos como el Mundial de Fútbol o que el campeonato local de ese deporte sea transmitido en vivo solo por cableras como Directv, CNT y TV Cable, desde este año impulsó en su momento a la televisión pagada.

Esta última tenía 1’320.845 suscriptores en diciembre del 2017, según la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones. La cifra subió para junio de este año, un mes antes del Mundial, a 1’376.980, pero para septiembre hay 1’287.150, una reducción de casi cien mil usuarios, por debajo de las suscripciones en 2015, 2016 y 2017.

Esta disminución responde a que cada vez más usuarios prefieren las plataformas que transmiten videos en línea, aunque no incluyan en su parrilla de programación los deportes en vivo ni noticiarios.

Sin embargo, las plataformas digitales están interesadas en difundir campeonatos de fútbol, entre otros eventos deportivos. De hecho, la red social Facebook, que también produce contenidos streaming, desde el mes pasado transmite la liga de fútbol española en ocho países de Asia del Sur. Y ciertos partidos de la Champions League para Latinoamérica. Los espectadores solo necesitan una cuenta de acceso a Internet.

Esto sería parte de un plan piloto que de cumplir las expectativas se aplicaría a nivel mundial, han indicado los directivos de Facebook. (I)