La justicia condenó a 5 años y 8 meses de prisión al exministro de Transporte Julio de Vido en el proceso por un accidente ferroviario que en 2012 causó la muerte de 51 personas.

De Vido, quien también se desempeñó como ministro de Planificación durante el gobierno de Cristina Kirchner (2007-2015), ya se encontraba bajo detención preventiva por otras causas de corrupción.

El exministro sostuvo en sus últimos alegatos que es víctima de “persecución política”.

Paolo Menghini, padre de Lucas, una de las víctimas, dijo que “es una condena ejemplar, un fallo histórico”. (I)