Miles de campesinos guatemaltecos marcharon pacíficamente ayer por las calles de la capital para pedir la renuncia del presidente Jimmy Morales y demandar la renovación del mandato de una misión antimafias de la ONU.

Los manifestantes partieron desde cuatro puntos distintos de la capital para terminar en la plaza central del centro histórico, frente al Palacio Nacional de la Cultura, antigua sede de gobierno.

El mandatario anunció el pasado 31 de agosto que no pedirá a la ONU una nueva ampliación, de 2019 a 2021, del mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente que junto con la fiscalía ha pedido en dos ocasiones levantar los fueros del presidente para investigarlo por sospechas de corrupción en su campaña presidencial del 2015.

Cuatro días después, Morales prohibió el ingreso al país del jefe de la Cicig, el exmagistrado colombiano Iván Velásquez, quien se encontraba de viaje en Nueva York y Washington.

Los campesinos piden la renuncia de Morales y la continuidad de la Cicig.

“Iván Velásquez, el pueblo te necesita. Los corruptos no te quieren”, “Jimmy non grato. No más corrupción, la Cicig se queda”, se leía en varios de los carteles de manifestantes.

La marcha coincidió con una actividad solemne en el Congreso para celebrar los 197 años de independencia de Guatemala de España, con la presencia del presidente Morales. Las calles aledañas al Parlamento fueron custodiadas fuertemente por decenas de policías y militares para impedir que los manifestantes ingresaran a la sede legislativa. (I)