Las etnias, paisajes, naturaleza, fauna y flora de la Amazonía son representadas en El poder de la ayahuasca, una exposición colectiva que reposa en la sala Joaquín Pinto de la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) Benjamín Carrión, en Quito.

En esta colección, que recoge más de una docena de pinturas y esculturas, intervienen cuatro artistas provenientes de Napo: Óscar Carrión, Ernesto Hernández, Efrén Orozco y Renán Quilumba.

“La originalidad es lo que distingue e identifica a estos cuatro maestros de la pintura, que se expresan en esta muestra con un título tan original: El poder de la ayahuasca, planta sagrada de nuestra Amazonía que da poder, fuerza e inteligencia, hoja sacra cuyo brebaje impulsa una mirada alucinógena que desgarra en diferentes expresiones”, dice uno de los organizadores de la muestra, Fernando Espinoza, según la página de la CCE:

La entidad señala que la obra de Carrión, pintor de Puerto El Carmen de Putumayo, responde a una concepción metafísica que busca la identidad de una sociedad que se funde entre las enseñanzas de Cristo y el apóstrofe chamánico.

En tanto, Hernández describe la belleza de la mujer en su ancestralidad y la naturaleza amazónica. Mientras que Orozco en su obra muestra la responsabilidad social y esfuerzo que “atrapa en un instante la luz ecuatorial, como un denominador común en su propuesta pictórica”.

Y las obras de Quilumba viajan por el mundo ancestral de los saberes milenarios, los que el artista los define como “metáforas visuales”, en las que fusiona la flora, la fauna y la simbología kichwa. La muestra estará abierta hasta el jueves 30 de agosto, de martes a sábado, de 09:00 a 17:00. (I)