Una explosión alarmó la mañana de ayer a los moradores de las calles Cuenca entre Cacique Álvarez y Coronel, en el centro de Guayaquil.

Personal de la Policía de seguridad preventiva, del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil y del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) llegaron a realizar las inspecciones.

En primera instancia se pensó que eran artefactos explosivos, sin embargo, uniformados confirmaron que fue una acumulación de gases que causó la detonación.

Dijo que hubo daños materiales en el área de la cocina de ese local, que está ubicado en un edificio de tres pisos.

Residentes de la zona dijeron que escucharon el estruendo y que pensaron que eran explosivos, pero personal especializado de la Policía indagó en esa edificación y no se confirmó esa hipótesis.

Mientras, ayer hubo un conato de incendio en un bar de Urdesa. Se contaminaron una freidora y el tumbado, dijeron organismos de rescate. (I)