La justicia alemana decretó el jueves libertad condicional para el expresidente catalán Carles Puigdemont, tras estimar que su eventual extradición a España no puede hacerse bajo la acusación de rebelión, sino solamente de malversación de fondos.

El tribunal del estado de Schleswig-Holstein, donde está encarcelado el líder independentista, estimó que el delito de "rebelión" que presentó la justicia española en la orden de arresto no es equiparable en derecho alemán.

Acusación contra jefe policial

En Madrid, la justicia española acusó de sedición al exdirector de la policía autonómica de Cataluña y a otros responsables de seguridad de la región por su papel en los eventos que llevaron al ilegal referéndum de independencia de octubre pasado.

Publicidad

Según el auto de acusación der la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, el exdirector de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, formó parte de un plan organizado para procurar la independencia de Cataluña, lo cual está prohibido por las cortes porque la Constitución dice que España es "indivisible".

La presentación de cargos es otro golpe legal contra los independentistas de la región, que tienen la esperanza de crear un nuevo país. Las cortes españolas han bloqueado varias veces los intentos de independencia y han presentado cargos contra quienes apoyan la secesión. (I)